Mark Lanegan – Straight Songs Of Sorrow (Heavenly Records/Pias, 2020)
4.5Nota Final
Puntuación de los lectores: (0 Votes)

Texto: Juan A. Ruiz-Valdepeñas

La certeza de la incertidumbre

No hay crepúsculo que arrincone a Mark Lanegan. Superviviente, en todos los sentidos, desde las lejanas épocas de Screaming Trees, hasta su prolija carrera en solitario e innumerables proyectos (Mad Season, Soulsavers, Isobel Campbell, The Gutter Twins, etc, etc). El de Ellensburg (Washington) entrega en esta época turbulenta un álbum que roza la perfección gracias a unas canciones tan descarnadas como bellas. Una consecución de quince temas que bajo esa apariencia lúgubre marca de la casa, refulgen en todas y cada de sus escuchas.

Un repertorio inaugurado con la vibrante I Wouldn’t Want To Say, que prosigue con la cenagosa Apples from a tree y toca cima temprana con la maravillosa, melancólica, vaporosa y barbitúrica This Game of Love. A partir de este momento, Lanegan establece campamento base y empieza a demostrar su maestría en tonadas tan grandiosas como Ketamine, Ballad of a Dying Rover, At Zero Below, Bleed All Over o Eden Lost and Found.

Un recital memorable, donde lo sugerente se convierte en narcótico y lo atemporal se convierte en brillante rutina sónica, melódica y vital, porque Lanegan tiene la extraña virtud de sumergirte con él en su tormentoso universo particular, nada ajeno a las circunstancias del mundo en que nos hayamos sumergidos.

Un reto musical para el oyente, que difícilmente se puede resistir a la alquimia del veterano artista estadounidense.

VN:F [1.9.22_1171]
Valora esta noticia
Rating: 0.0/10 (0 votes cast)

Sobre El Autor

Dirección / Redacción Madrid

Iñaki Molinos M. La honestidad no es una virtud, es una obligación. @imolinosm

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Blue Captcha Image
Refrescar

*