Biznaga - Gran pantalla (Slovenly Records, 2020)
4.0Nota Final
Puntuación de los lectores: (4 Votes)

Texto: Rafa Ortiz

Después de tres años, tenemos ante nosotros el tercer álbum de los malagueños Biznaga. En esta ocasión se trata de una propuesta diferente, un álbum conceptual que nace en la cabeza de Jorge, su letrista, motivado por un concepto que a todos nos secuestra y nos retrata; la pantalla.

Biznaga son una banda estrechamente ligada al retrato sociológico, gran parte de su repertorio se dedica a reflejar la sociedad, desde una visión participativa y activa. Durante poco más de media hora retratan la actual sociedad intensamente digitalizada, donde todo pasa por un “click”: Como nos relacionamos, como compramos, nos informamos, ligamos, trabajamos… De hecho solo encontramos un par de temas que escapan de ese concepto en todo el álbum, aunque de alguna forma acaban ligados al resto, estos son, “Atentado”, un rabioso himno que hace referencia directa a temas como la ley mordaza o el abuso policial, que sin duda agitará las salas de todo el país llamando a las armas, y por otro lado, “No Lugar”, que comienza con un popero sonido que recuerda a los primeros Secretos, usando el concepto del filósofo Marc Augé sobre los lugares de transición, una delicia en la que sociología y punk se vuelven a unir de la manera más brillante.

Centrándonos en el concepto del álbum, encontramos temas realmente reconocibles como hits, entrando como cuchillo en mantequilla en ese equilibrio perfecto entre pop y punk. Destacando “2K20”, “Motores de búsqueda avanzada” convirtiendo las cookies en lírica con ese determinante “Lo que busqué me encontró”, “Libertad obligada” que retrata por igual a emprendedores digitales e influencers y “Último Episodio”. En “Adorno”, podemos saborear ese deje aflamencado, que ya es marca de la casa, recordando a temas anteriores como “Oficio de tinieblas”. Tras varias escuchas podemos identificar un gran puñado de hits, y confirmar que la deriva conceptual no resta eficiencia y gancho al álbum, todo lo contrario, convive a la perfección con temas que son autosuficientes.

Estamos delante de un disco icónico, que por momentos recuerda a los Clash, los primeros Secretos y que además cuenta con un par de “jingles”, “La Pantalla: Usos” y “La Pantalla: Abusos” que pueden traer a la cabeza ese otro álbum conceptual de The Who (The Who Sell Out, 1967), en el que se intercalan anuncios de radio, siendo esta vez la pantalla la que interfiere en la narrativa.

Un álbum empaquetado a la perfección, con gran cantidad de hits, un concepto que retrata al oyente hasta la culpabilidad y que, además, incluye una portada que consigue fotografiar a la perfección nuestras vidas estampadas en el cristal. También, como no podía ser de otra forma tratándose de Biznaga, contiene frases que sentencian esa exposición que sufrimos, asumiendo una realidad que, aun no siendo real, se ha convertido en la única.

VN:F [1.9.22_1171]
Valora esta noticia
Rating: 0.0/10 (0 votes cast)

Sobre El Autor

Dirección / Redacción Madrid

Iñaki Molinos M. La honestidad no es una virtud, es una obligación. @imolinosm

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Blue Captcha Image
Refrescar

*