Vuelven Medalla y lo hacen con su nuevo trabajo homónimo con El Segell. Un álbum con aires de cambio pero directo, mordaz y con muchas ganas de dejar las cosas bien claras a todos y cada uno de nosotros.

Que Medalla no tenían pelos en la lengua, ya nos quedó claro en su álbum de debut Emblema y Poder (El Segell, 2017). Ahora gracias a su reciente trabajo homónimo, sabemos que una “hostia en la cara” o “que te partan la boca” puede ser algo de los más normal para que recapacites de una vez por todas.

Los catalanes lo han vuelto hacer aunque esta vez con nuevos matices, empezando por el trasfondo en el que se mueven sus letras. Hemos pasado de hablar del deporte y de navajas (imposible olvidar ese gran temazo marca de la casa que ya nunca olvidaremos, “Navaja certera”), a temas más directos de carácter social, político y, por si fuera poco, basadas en épocas pasadas de espadas, armaduras y ocultismo.

Musicalmente se ha notado una pequeña evolución que llama la atención en su primera escucha, cambiando levemente su contenido pero no su fondo. Y es que si ya nos estábamos acostumbrando a los riffs imposibles de Medalla, ahora se multiplican y se hacen todavía más estridentes y enrevesados. El Pop gana más protagonismo que antes y aquellas referencias metaleras se han vuelto un poco más predecibles y pegadizas pero, curiosamente, al mismo tiempo ganan frescura. Esto no quiere decir que se haya perdido nada, sino escuchad “Devoto Cardenal”, un claro ejemplo de que el espíritu sigue intacto y que, ya de paso, se convierte en un himno de reivindicación.

Otra referencia de lo que hablamos es “El Tajo”, magna pieza que abre el disco, un sube y baja de emociones que muestra esa evolución de forma potente mostrando todo lo que escucharemos en el resto del álbum. Con paso firme y casi sin respiro, van apareciendo una tras otra todas las pistas que conforman un LP que deja muy buen sabor de boca. Adictivas, épicas, cercanas y sobretodo enérgicas. La misma “El Tajo”, “Lengua Afilada”, “Premio Cervantes” o “Presagio” son algunas de nuestra favoritas, aunque nos ha costado escoger.

Y es que mientras escuchamos a Medalla, es imposible no imaginarse encima de un corcel blanco con una armadura dorada y espada en mano, trotando por los bosques del medievo haciendo el bien, el mal o buscando el Santo Grial. Un trote a golpe de guitarra y mala leche que se convierte en el mejor de los compañeros en un mundo de fantasía y mucho rock.

 

VN:F [1.9.22_1171]
Valora esta noticia
Rating: 10.0/10 (1 vote cast)
Medalla lo vuelven a hacer en su nuevo disco homónimo, 10.0 out of 10 based on 1 rating

Sobre El Autor

Redacción Barcelona

Somos Andrea y Xavi, periodista y diseñador gráfico. Dicen que un día sin sonreír es un día perdido. Pues nosotros somos más de pensar que un día sin música es un día perdido, por eso lo escribimos. También nos gusta Ryan Gosling.

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Blue Captcha Image
Refrescar

*