Acudimos a la segunda edición del MusicPortFest, celebrado en el puerto de Sagunto el 5 y 6 julio, para contaros como fue el festival, protagonizado por un interesante cartel y algunos aspectos a mejorar

Texto y fotos: Irene Gea

Si te proponen dos días con buena música, cerca del mar y en pleno verano diríamos que es el plan perfecto. Perfecto si se organiza bien.  A pesar de algunos errores, no impidió que los asistentes disfrutasen de buena música, ya que el cartel prometía. Tener a Izal, Miss Caffeína, Rayden o Carlos Sadness te asegura llenar el festival, o casi.

La jornada del viernes estuvo marcada en su inicio por la ausencia de público en los principales escenarios. No así en el espacio ambientado por The Basement en el que en ningún momento faltó gente.

Mr. Perfumme y Fru Katinka fueron los primeros en dar el pistoletazo de salida a los directos en el escenario Mala Vida. Cada uno en su estilo, dieron el máximo de sí mismos para lograr conectar con el escaso público que había en sus conciertos. Fru Katinka incluso hicieron referencia a los edificios emblemáticos que rodeaban el recinto del festival y que forman parte de la historia de Puerto de Sagunto. Sin duda una manera de meterse a los allí presentes en el bolsillo, a parte de su directo y su conexión altamente adictiva.

La dulzura de Anni B Sweet, junto con algunos de los componentes de Rufus T. Firefly fueros los encargados de inaugurar el escenario principal. Una vez que ya había caído el sol sonaron los temas de su último disco “Universo por estrenar”. Los toques eléctricos y con ritmo junto con su buen hacer, crearon una conjunción irrepetible en el MusicPortFest.

Las chicas de Cariño nos hicieron retroceder al estilo más ochentero de los Fresones Rebeldes pero con su toque personal y desenfadado haciendo moverse a todo el personal allí presente.

Uno de los platos fuertes de la noche eran los chicos de Miss Caffeina, que rozando la media noche se presentaban en el escenario Flor de Caña.  En poco más de una hora de concierto, Alberto no paró de animar a la mitad del aforo que podría haber allí presente en esos momentos. Sin dejar de moverse ni un segundo, sonaron himnos como Mira como vuelo, Bitácora, Venimos u Oh Long Johnson.  Un espectáculo de directo que todo el mundo debería de ver al menos una vez .

Aprovechando que estábamos al lado del mar, llegamos a la Isla Morenita de la mano de Carlos Sadness donde nos encontramos a Miss Honolulu. Fue un directo con muchísima electricidad en el que escuchamos a Sebastian Bach, Perseide o Te quiero un poco.

Los suecos Mando Diao cerraban las actuaciones del escenario principal con su particular energía y un indie bailable .

La cita más esperada del sábado era el directo de Izal, pero antes de ellos había unos cuantos conciertos de los que disfrutar.

La energía desbordante de Mueveloreina no dejó a nadie parado, su energía y ganas sobre el escenario llenaron un escenario y un recinto que poco a poco fue completando su aforo.  Los locales Yo Diablo se presentaron ante su gente emocionados por tocar en un entorno en el que había trabajado parte de su familia que estaban de público viéndolos en esos momentos.

El ritmo, las rimas y el movimiento llegaron al escenario principal de la mano de Rayden. Sus reivindicaciones en forma de letra de canciones y su manera de dejar las cosas claras han hecho que tenga casi un ejército tras de él. Caza de pañuelos sonó bien alto, Haz de luz o Imperdible. La complicidad que demuestran Mediyama y Rayden sobre la tarima se contagia a los asistentes y se crea un ambiente único casi imposible de repetir.

El plato fuerte de la noche llegó pasadas las doce y media de la noche. Los chicos de Izal se presentaron con La increíble historia del hombre que podía volar pero no sabía cómo. Canciones de su último albún “Autoterapia” se mezclaron con clásicos como Copacabana o Agujeros de gusano. En su único directo en la Comunidad Valenciana durante el verano consiguieron que los asistentes se rindiesen a sus pies, y Mikel diese el 200% de si mismo.

El festival ha tenido más de 12.000 asistentes , 4000 más que en su primera edición. Esto hace que empiece a consolidarse como una de las citas importantes dentro del panorama festivalero en la Comunidad Valenciana.

Pero a pesar de este éxito de asistentes quedan muchas cosas que mejorar. La comunicación con los medios ha sido escasa cuando se han producido cambios de un día para otro. Se proporcionaron servicios de autobuses (pagando) al finalizar el festival, y los usuarios tuvieron que esperar más de hora y media sin ningún tipo de explicación.

Aún así, el público seguro que está contento porque vieron a sus artistas favoritos.

 

Sobre El Autor

Redacción Valencia / Fotógrafo

Publicista. Amante de la fotografía y la buena música en directo.

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Blue Captcha Image
Refrescar

*