Gracias al festival Vida volvimos a nuestra infancia escuchando íntegramente el primer álbum de Madness, “One Step Beyond”, en un lugar idílico como es el Artte de Barcelona

Puede llegar a sonar extraño y un poco oldie, pero Madness es de aquellas bandas capaces de devolverme a mi infancia. Ese grupo mítico, cabeza de cartel de la próxima edición del Vida 2019, que tantos minutos de música y humor nos dio a partes casi iguales en la época de los 90, tiene la capacidad de revolver mis recuerdos de cuando apenas pasaba de los 10 años. Todavía permanece en mi memoria la carátula del VHS recopilatorio con los mejores videoclips de la banda e incluso el lugar donde cada día lo solíamos mirar mi hermano y yo sin descanso. Llegaría a decir que esa cinta llamada “Divine Madness” no era ni nuestra, se la habían prestado a mi hermano y tardaríamos años en devolverla.

Me gusta pensar que mi hermano fue gran responsable de que conociera tan pronto a Madness, pero en parte, el gran aliciente lo tenían aquellos videoclips locos y llenos de humor que me hacían permanecer enganchado en el sofá. Recuerdo que cada videoclip era una especie de sketch humorístico inglés donde la música nacía automáticamente de unos protagonistas con mucho carisma y que no dejaban de hacer locuras a ritmo de ska. A raíz de esto y con los años, a parte de conocer ya todas las canciones de memoria, ahondé más profundamente en la banda. Y como no podía ser de otra forma, guiado sobre todo por un temazo universal como “One Step Beyond”, descubrí el primer trabajo de los ingleses. Ese álbum que llevaba el mismo nombre de aquella canción que tanto me obsesionaba y que he podido revivir en un lugar tan idílico casi 20 años después gracias al Vida y su Listening Room.

Madness es una debilidad personal y ahora también sabemos que lo es del Vida, confirmándolo así uno de sus directores, Dani Poveda, en una presentación donde ejerció de maestro de ceremonias. Junto a él y entrando en detalles más técnicos, Miqui Puig y Eduard Polls de The Penguins, desgranaron este mítico trabajo entre un ambiente íntimo y casi familiar. El evento tuvo lugar en la sala interior del Artte, un espacio artístico con restaurante situado en el Eixample de Barcelona capaz de envolver perfectamente todo lo que se celebre. A parte de esto, ya no hablaremos de que sus baños son dignos de un museo.

Por último, queremos destacar y poner de relieve el gesto del Vida por, una vez más, crear un evento capaz de dinamizar y promover la escena cultural-musical de la ciudad. Eventos como Listening Rooms: con este ya se han realizado tres, el primero de Sharon Van Etten y el segundo con Hot Chip. Showcases Vida x Movistar con actuaciones reducidas y personales de grupos nacionales que están en el cartel del festival, Invisible Harvey, Carla, Kids From Mars o Rey Lobo son algunos nombres que actuarán próximamente. Y finalmente, las famosas y ya obligatorias Fiestas de Presentación, donde artistas internacionales y nacionales de primera fila, ofrecen un concierto en la Antiga Fàbrica Damm entre todos los asiduos del festival.

Sobre El Autor

Directores - Barcelona

Somos Andrea y Xavi, periodista y diseñador gráfico. Dicen que un día sin sonreír es un día perdido. Pues nosotros somos más de pensar que un día sin música es un día perdido, por eso lo escribimos. También nos gusta Ryan Gosling.

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Blue Captcha Image
Refrescar

*