Cuatro canciones han sido la excusa para que Mujeres montara un sarao considerable el pasado viernes en la Sala Apolo. Todos sabemos que no les hace falta buscar motivos para jugar en casa: más de diez años de trayectoria, un Romance Romántico recién salido del horno y ganas de pasarlo en grande fueron el combo perfecto para un evento completamente descabellado

Texto: Sònia Sáez

Después del paso por el escenario de Sierra y Melenas, la banda barcelonesa se plantó ahí con la proximidad que le caracteriza y empezaron enchufando al público desde el minuto 1 con “Vete con él”, dejando claro que nos llevarían del Paralelo a la excelencia.

No pasó mucho más tiempo cuando, con un “Siempre eterno” de fondo, empezaron a volar cuerpos hacia el público. No cesaron de subirse espontáneos de todas las edades para tirarse de espaldas, plancha o hasta haciendo la bomba sobre la marea de gente. Se mascaba el despiporre padre.

Tercer tema encadenado sin dar margen al respiro y el público ya lo estaba dando todo de una manera muy “Salvaje”, como el tema imperdible del álbum Soft Gems, del cuál también disfrutamos de “See the light”.

Ni madres ni vecinos les odiaron como en “Ciudades y cicatrices”, muestra de ello fue que entre los presentes contaron con unos asistentes de lujo: la familia al completo, madres y yaya incluidas. Se notaba que se sentían cómodos, estaba todo a favor, y nos quisieron hacer sentir igual, ofreciéndonos agua y sin soltarnos la mano pero comiéndose nuestra alma con un “Dije fácil” de lo más macarra.

Después de un repaso mayoritario de su último recopilatorio Un Sentimiento Importante, como un “Suenan espadas” que Yago dedicó a su mujer, o el tema que da nombre al álbum e hizo saltar a la sala entera de manera frenética, tocaba hablar un poco de amor incondicional y perdición del potente EP respaldado por Sonido Muchacho: “Romance romántico”, “Ya no queda nadie” que tocaron por primera vez en directo, o un “Junto a ti” acompañado de un potente redoble de baquetas del maestro Arnau; imposible decirles que no.

Por ellos no pasan los años, ni por sus canciones de antaño tampoco, que siguen moviendo cuerpo y mente de adeptos de todas las edades. En ningún momento perdimos ese espíritu garaje tan Mujeres que vivimos los que somos seguidores desde los inicios. De todos modos, los fans más jóvenes que potenciaron la energía inagotable del trío, venían muy bien estudiados de casa y saltaron, bailaron y replicaron las letras más antiguas, incluyendo las de la época en inglés de Marathon, como “I wonder” o el himno que todos estábamos esperando y cantamos a pleno pulmón “Vivir sin ti”.

Estuvieron pletóricos, disfrutando a tope y exprimieron cada segundo de esa horita de concierto que nos supo a poco pero que dio para repasar hasta temas como “Blood Meridian” de su primer álbum Mujeres.

Si tenemos que marcar el clímax de la noche, sin duda fue el momento de “Aquellos ojos”, donde a los ya habituales saltos de pértiga desde el escenario se sumó la madre de Pol, que a sus casi 69 años nos hizo entender muchas cosas y demostró que dice el refranero español sobre los palos y las astillas.

Quedaban cinco minutejos para la última y tanto fue el esmero para el colofón final que invocaron, diría que de manera involuntaria, a adolescentes poseídos y un poco pasados de rosca, a invadir el escenario y a hacer los coros de su versión particular del “No volveré” de Kokoshca.

Era hora de bajar persiana pero no lo harían sin acabar de petarlo. A grito de “dale caña Xavi, que éstos van a flipar”, Pol, a quién debemos aplaudir no solo sus dotes con el bajo, también esa técnica propia elaborada de subirse las gafas con el micro, se marcó un solo brutal que remató navegando entre el público al que también se sumaron Yago y su guitarra. Después del subidón no nos sorprendió que finiquitaran la tarea de rodillas, exhaustos, pero seguramente con aquella satisfacción de anfitrión que complace a los invitados.

 

Sobre El Autor

Redacción Madrid

Iñaki Molinos M. Buscando el camino. La honestidad no es una virtud, es una obligación. @imolinosm

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Blue Captcha Image
Refrescar

*