El Bala Perduda 2019 se encuentra en el ecuador en uno de los concursos más disputados y peleados de Barcelona. Descubre a continuación los tres primeros finalistas y todo lo que ha ocurrido hasta el momento.

A parte de los premios, entre ellos actuar en el Primavera Sound o actuar fuera del país, ganar el Bala Perduda supone un trampolín para darse a conocer un poco más al gran público. Y es por eso que este concurso de bandas está lleno de buena música y semifinales muy reñidas, cada grupo utiliza todo su arsenal como si fuera el último concierto de sus vidas. La [2] de Apolo es el lugar ideal para presenciar estos duelos que nos dan a conocer a tantos y tantos nombres que por otro lado nos sería de muy difícil acceso, además nos da la oportunidad de apoyar in-situ a las bandas con nuestros votos.

Una vez más, Joan Colomo ejerce de maestro de ceremonias presentando el concurso y componiendo la canción de introducción de cada velada, convirtiéndose en ya todo un clásico que incluso viene acompañado de performance. Pero una vez calentado motores, nos metemos de lleno en faena y empezamos a descubrir lo que nos quiere mostrar cada artista. Como es el caso de la primera semifinal que puso encima del escenario a Violet Mistake, Tatsumi y Matote, siendo estos últimos capaces de hacerse con el primer hueco de la final frente a la psicodelia de los primeros y a la electrónica evocadora de los segundos. Finalmente, el doom-metal cargado de fuzz triunfó siendo una de esas actuaciones que no se acostumbran a ver tan a menudo y que pusieron al público en el bolsillo.

La segunda semifinal del Bala Perduda enfrentó a Doppler, Sunny Girls y Sandré. Tres propuestas totalmente diferentes pero perfectas para una noche clásica del concurso. Doppler comenzó con su preciosista pop-folk de paisaje para dejar paso a los ganadores de la noche, Sunny Girls. La formación compuesta por seis miembros, se impuso gracias a un rock ligero y ante un público mayormente de casa. Sandré puso el broche a la velada con su punk rock al más puro estilo riot grrl para dejar una de esas actuaciones pegadizas y repletas de hits que te hacen girar la cabeza.

La tercera noche arrancó con el dúo Hyena, empleando guitarras y “máquinas” para transmitir al público sus sesiones bailables. Prosiguió Ominira, aportando ritmos tribales y mezclándose con el dub, el afrobeat o la cumbia, en definitiva, una coctelera de sonidos. Lauren Nine aportó todo su flow intercalando con rap, soul y funk interpretado en castellano e inglés.  Pero fue finalmente Ominira quien se hizo con la victoria tras unas votaciones más que igualadas.

En estos momentos ya sólo quedan tres semifinales por disputarse y el nivel no hace más que subir actuación tras actuación. En las tres próximas semanas iremos sabiendo el resto de finalistas. ¿Te lo vas a perder? No deberías dejar pasar la oportunidad de conocer a bandas emergentes de este calibre dispuestas a conseguir los premios que ofrece el Bala Perduda. 

Sobre El Autor

Directores - Barcelona

Somos Andrea y Xavi, periodista y diseñador gráfico. Dicen que un día sin sonreír es un día perdido. Pues nosotros somos más de pensar que un día sin música es un día perdido, por eso lo escribimos. También nos gusta Ryan Gosling.

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Blue Captcha Image
Refrescar

*