El pasado viernes 25, el Circo Price de Madrid se vistió de rap para acoger el nuevo disco de Rayden “Sinónimo”, el quinto en la discografía del polifacético rapero, que está presentando por todo el país.

Texto: Isi Candelas

Fotos: Emilia Picazo-La Chica de Luces

Con los brazos abiertos, así le esperaban sus incondicionales en un abarrotado y cálido Circo Price, preparados para escuchar un rap alejado de estereotipos, que genera una gran apertura de sonidos (hip-hop, pop, rock, electrónica) y es que Rayden se reinventa y se descubre en cada uno de sus trabajos.

Pasaban algo más de las nueve de la noche, cuando se apagaron las luces del Price y el escenario se iluminaba de un azul intenso … allí aparecieron sus inseparables: DJ Mesh, Héctor García Roel en la guitarra y el también rapero Mediyama (quien además de su proyecto en solitario acompaña a Rayden en toda su gira) el tándem perfecto.

Fue una pasada observar la buena energía y solidez que hay entre ellos, así lo demostraron con un comienzo de espectáculo muy potente y guerrero. Rayden aparecía en el escenario decidido, ardiente, absolutamente pletórico y lleno de energía. ¡Qué buena pinta!.

Abrió el concierto con “Lo primero, la bondad” y “Gargantua” (ambos pertenecientes a “Sinónimo”, 2019). El estilo de Rayden es crudo, sencillo, por algo se ha convertido en uno de los referentes del hip-hop patrio, directo a temas latentes: refugiados, política, racismo… No faltaron reivindicaciones en sus pequeños discursos. “No dejemos que los políticos deshagan nuestra unión como personas” además de palabras de acogimiento y amabilidad hacia los refugiados del mundo.

Tras “Habla bajito” (“Sinónimo”) dio paso a uno de los invitados de la noche; Alfred García, desenfadado, sonriente y acompañado de su inseparable guitarra, interpretó con Rayden “Finisterre”. Y es que bajo el juego de luces del Price el show era electrizante. 

Turno para temas centrales, convertidos en símbolos de su repertorio: “Levedad” (“Sinónimo”), “Meteorito”(“Antónimo”, 2017) o “Clandestino” (versionando a Manu Chao). Rayden no da tregua, su conexión con el público y su pasión interpretativa, nos conquistaron en todo momento. Así es el rap, cada palabra retumbaba en todo nuestro cuerpo. 

Pero Alfred no fue el único invitado que pasaba por allí, se avecinaba otra de las emociones fuertes que Rayden nos tenía preparadas … Bely Basarte aparecía en pleno corazón del escenario. Su amistad, y la conexión musical que mantienen hizo que nos regalasen un caluroso y adrenalínico momento con: “Vía de escape” y “Careo”. Con tanto calor y buen rollo emanando desde el escenario, no nos quedó otra que desde el público devolverles reciprocidad ante tan contundente sonido y presencia. Tremendo directo.

Encaminándonos al final, llegaron temas cercanos como: “Haz de luz”, “Matemática de la carne”, “Haciéndonos los muertos” y “Lo segundo, el talento”. La guinda a la presentación de un disco que es mucho más potente en vivo.

Rayden nos deja un gran sabor de boca en los oídos, un enorme zumbido que es la auténtica garantía de haber presenciado un gran concierto de rap. Y es que no todo el mundo consigue mantener viva esa llama de principio a fin. 

 

Sobre El Autor

Redacción Madrid

Me intereso, hablo (mucho), opino, investigo, planifico, escribo... en este desorden. La música es una de mis fuentes de alegría diaria, la siento y escribo sobre ella a mi manera.

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Blue Captcha Image
Refrescar

*