El pasado sábado en el Espai Zowie de Bellvitge tuvo lugar la segunda edición de la fiesta de Hi Jauh USB “Baix per tu” dónde David Rodriguez (Beef, la Bien Querida) sacó a pasear su proyecto más personal, La Estrella de David, para presentar su magnífico disco Consagración (2018) donde se mezcla ternura y burla en partes iguales, y estuvo acompañado por Gúdar y Betacam.

Texto: Mariona Gil

Javier Carrasco (Templeton, Rusos Blancos) bajo el alias de Betacam, fue el encargado de abrir la fiesta presentando su álbum debut Místico (2018). Un disco lleno de canciones que hablan de sus cosas personales y su vida, con un lenguaje irónico y romántico, a base de ritmos sintéticos y teclados con herencia del tecno de los 80.  Temas como “Otras Chavalas y Chacal” hicieron bailar al público, que llenaba la sala, y que lo arropó cantando a grito pelado los estribillos. Cerró con una versión de “Un año más” de Mecano, mostrando claramente las influencias de ese pop electrónico tan nuestro de los ochenta. Sin duda, disfrutamos con Betacam y sus melodías de otra época bajo una declaración de amor actual.

Gúdar, el grupo barcelonés ligado al sello Hi Jauh USB, presentó su disco AUF!, canciones más bailables, voces apitufadas y de falsetes imposible, con toques kraut rock, donde ahora el sintetizador ha ganado importancia por encima de las guitarras y la incorporación de Laura Antolín, componente de Doble Pletina consolida más su propuesta. Sus temas hicieron bailar a todos los presentes y dejaron el listón alto para dar paso a La Estrella de David.

Y finalmente, La Estrella de David, con un David descamisado con esos aires de antihéroe que se ha creado y que tan bien le queda. Irrumpieron con la sutil “Me ha Parecido que estabas en mi cabeza” en la que Brian Hunt lo acompañó en las voces substituyendo a la Bien Querida.

Siguieron temas de anteriores trabajos como “Un último Esfuerzo” y “Vejaciones en la costa”, hablando de sentimientos y relaciones de una manera sarcástica, “Anita y La Carretera”, amor y esperanza, con un público entregado que corearon cada una de ellas.

Tras ese recordatorio llegaron temas como “la Primera Piedra”, la bailonga “Canción Protesta” llena de ácida ironía donde se queja de la actitud de algunos cantantes, la delicada “Eroski” y la dulce y tierna “Aceite”.

“Maracaibo”, la más triste con aires caribeños, dio paso a una cañera “Noches de Blanco Satán”, con un registro más electrónico y una letra con una historia que bien la podría haber vivido una noche en un bar. Cerró la noche con el kraut pop de “Cariño” y “Amor Sin Fin” dos canciones aplaudidas y cantadas por los allí presentes.

Fue una noche redonda, una noche fría fuera que se volvió cálida en el Espai Zowie, con un público entregado y entusiasta que llenó la sala y que disfrutó de esa segunda edición de Baix per Tu.

 

VN:F [1.9.22_1171]
Valora esta noticia
Rating: 0.0/10 (0 votes cast)

Sobre El Autor

Dirección / Redacción Madrid

Iñaki Molinos M. La honestidad no es una virtud, es una obligación. @imolinosm

Artículos Relacionados

Una Respuesta

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Blue Captcha Image
Refrescar

*