La banda británica ofreció un repaso condensado pero intenso a su repertorio en Bilbao y también presentó algunos de sus nuevos temas en directo

El pasado sábado en Bilbao no fue un día cualquiera. Se respiraba otro ambiente y en la calle se palpaba una gran cita que estaba por llegar, los MTV EMAs “teloneados” de una semana entera de música a la que no faltaron grupos como Los Planetas (cuya crónica puedes leer aquí). Una ciudad bulliciosa, con la reventa haciendo de las suyas (había quienes llegaron a pedir 50 euros por una entrada que costó 5 y que sin previo aviso se pusieron de nuevo a la venta a través de la plataforma oficial tres días antes del concierto) pero sobre todo, mucha expectación.

No era para menos. Muse estaba en Bilbao y había que ser parte de ello.

Es de agradecer que la organización de MTV decidiera contar con un grupo navarro para abrir fuego. Ojo, una banda de la relevancia de Berri Txarrak que no necesitan más presentaciones. Con su power rock y sus letras en euskera, fueron los encargados de arrancar la tarde en San Mamés. Con más de 20 años de trayectoria, defendieron su repertorio en la siempre difícil tarea de calentar motores. Hubo también momento para la reivindicación con el recuerdo a Iñigo Cabacas, ‘Pitu’ (fallecido en 2012 por una pelota de goma de la Ertzaintza).

Siguiente turno: Crystal Fighters. Aquí ya se empezaba a ver la pista de San Mamés más repleta pero no hubo el lleno esperado para una cita de esta envergadura. El grupo (con componentes ingleses y españoles) tuvo numerosos guiños a los asistentes locales como la presencia de dos txalapartaris y un grupo de dantzaris. ‘Champion sound’, ‘I love London’ o ‘Plage’ son algunos de los temas de la banda con los que venden un estilo positivo y despreocupado que tiene bastante calado. Esto, sumado a un espectáculo efectista y colorido, les sirve para hacerse con el público allá donde van.

Crystal Fighters durante su actuación en San Mamés.

Crystal Fighters durante su actuación en San Mamés.

Pero no cabe duda de que casi todo el mundo que se acercó a San Mamés fue para disfrutar del rock sin tapujos de Muse. Los británicos eran el plato fuerte de una semana repleta de música en Bilbao y se esperaba mucho de la hora de concierto que tenían por delante.

Cómo no rendirse a la grandeza de ‘Uprising’, no menearse al ritmo de la reciente ‘Pressure’ o caer seducidos por ‘Supermassive black hole’. Cómo no ver el brillo inherente que desprende ‘Starlight’, la cadencia envolvente de ‘Madness’ o la oscuridad de ‘Psycho’. Fue un concierto de hits y un cúmulo de emociones para los fans que pudieron disfrutar de su grupo en formato condensado, pero vaya si lo dieron todo. Así se desvelaban todas las incógnitas previas: ¿Se centrarían en promocionar su nuevo disco? ¿Serían complacientes con los seguidores más acérrimos y tocarían sus temas clásicos? Hicieron magia y hubo tiempo para todo.

La actuación de Muse en Bilbao fue una la más esperada del evento de MTV.

La actuación de Muse en Bilbao fue una la más esperada del evento de MTV.

Porque todos los queríamos y lo queríamos ya (como dice ‘Hysteria’), Muse dio corazón y alma para entregar lo mejor de ellos mismos en el concierto de San Mamés. No faltaron canciones tan memorables como las anteriores pero también dieron pinceladas de su último trabajo, el octavo de su carrera, como la maravillosa ‘The dark side’ que en directo gana enteros o la coreable ‘Thought Contagion’, temas que ponen de relieve que estamos ante todo ante un grupo hecho para el directo.

A la par, hubo momentos tan nostálgicos (ay, juventud) como el de ‘Knights of Cydonia’, ‘Plug in baby’ (¿de verdad tiene casi 20 años esta canción?) o ‘Time is running out’. Fuegos artificiales, serpentinas, detalles luminosos en el bajo de Christopher Wolstenholme y en la guitarra de Matt Bellamy y un pulso a prueba de bombas de Dominic Howard para marcar el ritmo de la banda en directo que llenan el espacio como los gigantes que son. Al, final fue una hora larga con algún que otro punto negro en el sonido apreciable en pista que la euforia colectiva disipó. La ilusión mueve montañas, dicen.

El año que viene habrá una nueva oportunidad de verlos, esta vez ya sí, con la duración habitual ya que harán parada en Madrid dentro de su ‘Simulation Theory World Tour’. Será el 26 de julio en el estadio Wanda Metropolitano y las entradas estarán disponibles a partir del 16 de noviembre a las 10 horas en www.livenation.es y www.ticketmaster.es (habrá además preventa para quienes hayan reservado su álbum, para los registrados en Live Nation y también para los titulares de American Express). Su nuevo álbum sale a la venta el 9 de noviembre.

 

*Fotos cedidas por MTV.

VN:F [1.9.22_1171]
Valora esta noticia
Rating: 10.0/10 (2 votes cast)
La grandeza de Muse, 10.0 out of 10 based on 2 ratings

Sobre El Autor

Redacción Asturias

Periodista y melómana. Crecí con la música y no he parado nunca de aprender de nuevos sonidos y sensaciones. Amante también de las palabras, todo junto hace la canción perfecta.

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Blue Captcha Image
Refrescar

*