Fotos: Hara Amorós

Un año más, el Bala Perduda se despide con una gran selección de grupos a los que tener en cuenta a partir de ahora. En esta edición, los franceses O’o fueron los ganadores con su personal propuesta electrónica

El Bala Perduda de Apolo ha concluido y como resultado hemos tenido un certamen repleto de bandas con mucho futuro y otras ya con un presente más que esperanzador. Sinónimo de que algo se está haciendo bien en la música de nuestro país.

La final cambió de ubicación y en lugar de la habitual [2] de Apolo, donde se realizaron todas las semifinales, se trasladó a la sala principal del recinto. Un lugar capaz de albergar todo el volumen de amigos y fans de cada una de las bandas participantes. Porque no olvidemos que en este concurso, el 50% de los votos los daba un jurado especializado y, el resto, se repartía entre el público asistente. Esto se notaba en que el ambiente era muy cercano y familiar. Además, las primeras filas se iban alternando entre los seguidores de cada grupo.

Los encargados de disparar primero en este duelo final fueron Agost. Podríamos decir que la actuación no lució en exceso, quizás porque en el ambiente todavía se sentía esa sensación fría típica de los inicios de los conciertos. A pesar de ello, la banda catalana lo dio todo encima del escenario y mediante un inicio potente y prometedor prosiguió con una tónica más experimental que les llevó a terminar su repertorio de forma un poco repentina.

Old Tucson fueron los siguientes en aparecer delante de un público más animado y repleto, sobre todo, de fans de la banda. El fuzz y el rock de carácter americano que les caracteriza se adueñó por momentos de la sala. Supieron defender su estilo de forma correcta e impusieron en la final el estilo más diferente de todos los que participaban con aplomo.

Agost

Old Tucson

Los terceros en aparecer encima del escenario fueron North State. Los hermanos Pau y Laia Vehí dejaron claro que han venido para quedarse y darse a conocer a todo el mundo. La mezcla de dos voces que se complementan a la perfección, acompañadas de una electrónica potente, fresca y actual, y sumando un estilazo que se adueña de todo el escenario, hacen de North State algo difícil de olvidar. A nosotros nos recuerdan, cada vez que los escuchamos, a The XX en su vertiente más Jamie XX. Recordad su nombre porque ellos van a ser algo grande.

Vetviolet mantuvieron el nivel por las nubes y supieron reconducir su estilo a su terreno. A pesar de que a ratos la voz sonaba un poco confusa, dejaron a todo el mundo embobado a golpe de guitarra mezclando ese estilo que tanto se está llevando entre diferentes bandas locales, el lo-fi o rock psicodélico. Se podría decir que actualmente entre The Zephyr Bones, Bruises y Vetviolet se están llevando la palma. Su actuación tuvo el aplomo de alguien que tiene la confianza ciega en lo que está haciendo. Seguro que también oiremos bastante de ellos dentro de poco.

North State

Los penúltimos en aparece fueron Monsieus Cactus, en la que fue una de las actuaciones más light de todas. Faltos de sonidos más potentes y melodías todavía más bailables, lo suplieron con una puesta en escena atrayente. El gran carisma de los dos integrantes del grupo fue suficiente para no dejar de disfrutar de la actuación. Dos bailarines les acompañaron en todo momento y echamos en falta aquella intro tan intrigante de la semifinal, plásticos por medio, que dio lugar a su temazo “Hemisferios”. En este caso, fue el hit el que acabó cerrando su setlist a lo grande.

Cerrando la final, los franceses O’o presentaron otra de las actuaciones más solidas de todas las que dieron lugar. A pesar de algunos errores técnicos iniciales, el dúo supo seguir con un recital ambiental electrónico que supo poner los pelos de punta. Su estilo personal y muy definido, supo contagiar a un público que les aclamaba incondicionalmente en cada canción. Este sobrio recital les llevará a actuar en el Primavera Sound 2018, ya que fueron los ganadores del certamen por goleada.

O’o resultaron ser los favoritos de la noche para el público, se llevaron la mayoría de los votos, y del jurado, ya que tres de los cinco integrantes del mismo tuvieron su apoyo. Así que fueron los claros ganadores de la noche. North State por su parte, quedaron los subcampeones debido al resto de votos del jurado, haciendo justicia así a dos de las actuaciones más redondas del conjunto. Dos de los premios extras se fueron para Vetviolet pudiendo actuar en la sala Musicbox en Lisboa y también producirán cuatro temas en los estudios Sol de Sants. Monsieur Cactus cerró los galardones obteniendo el privilegio de poder tocar en la sala Aéronef en Lille (Francia).

O’o

Sobre El Autor

Directores - Barcelona

Somos Andrea y Xavi, periodista y diseñador gráfico. Dicen que un día sin sonreír es un día perdido. Pues nosotros somos más de pensar que un día sin música es un día perdido, por eso lo escribimos. También nos gusta Ryan Gosling.

Artículos Relacionados

2 Respuestas

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Blue Captcha Image
Refrescar

*