Las tres primeras semifinales del Bala Perduda ya tienen ganadores y nosotros te contamos todo lo que hemos podido descubrir hasta el momento.

Muchos ya sabréis lo que es el Bala Perduda, pero por si a caso os refrescamos la memoria diciendo que es uno de los concursos de bandas emergentes más interesantes del panorama musical. Por este certamen, organizado por la Sala Apolo, han pasado grandes nombres como The Zephyr Bones, The Saurs, Boïra, Retirada! o incluso Salvador Sobral. Y en estos momentos ya estamos en el ecuador de todas las semifinales y ya hemos podido ver que el nivel que están presentando las bandas hasta el momento está por las nubes. Si ya te han entrado ganas de asistir al resto de semifinales y te quieres organizar, entra en este link donde te explicamos todo el funcionamiento del concurso y te damos todos los horarios de las próximas actuaciones.

Hasta el momento, hemos podido ver tres eliminatorias donde han resultado ganadoras tres bandas Monsieur Cactus, Agost y Old Tucson. Pero como en este concurso las votaciones las realiza el público, no siempre se puede estar de acuerdo con todo el mundo y quizás esta es la gracia de este concurso presentado por el carismático Joan Colomo. Y es que hemos visto bandas de gran nivel, como es el caso de los encargados de inaugurar el certamen, Bruises. La banda, que todavía no tiene LP en el mercado, presentó un directo cargado de matices interesantes y se subió al escenario con una determinación digna de una formación que, a nuestro parecer, mereció más. Con esto no queremos decir que los ganadores de esa noche no lo tuvieran merecido, ya que Monsieur Cactus ofreció un recital que por lo menos impactó y no dejó a nadie indiferente. Especialmente con el hit automático, “Hemisferios”, que ya no se nos borró de la mente en unos días. Luego, los hermanos de Honolulu, que también compitieron junto a los dos anteriores conjuntos, realizaron una actuación digna de un duo prometedor. Con influencias cercanas a Beach House, con teclado, guitarra y base electrónica de batería, mantuvieron el nivel de una noche que no bajó el nivel ni un momento. La decisión fue difícil, pero al final el público decidió y nosotros nos quedamos con la sensación de haber vivido unas actuaciones de un nivel óptimo donde destacamos a Bruises como nuestra banda favorita.

Y algo parecido sucedió en la siguiente velada, donde Agost ganó, a nuestro parecer, de forma justa. Los locales supieron realizar una actuación cargada de una atmósfera muy trabajada y con muchos sonidos y elementos distintos a los que habíamos escuchado hasta el momento. Los madrileños No Crafts pusieron la nota indie rock a la noche y Sid’s Seeds la distorsión y la psicodelia punk, pero quizás tuvieron la mala suerte de cruzarse con una banda que supo aportar algo más fresco. A pesar de ello, sus actuaciones fueron más que interesantes y con un estilo desenfadado y prometedor.

En la tercera semifinal se presentaron encima del escenario Pivot, Carolina Wallace y Old Tucson. La primera banda jugó a improvisar con su electrónica de corte más industrial, una apuesta no muy corriente en este tipo de evento. Carolina Wallace puso la delicadeza intimista en uno de los conciertos más personales que se han realizado hasta el momento en el Bala Perduda de este año. Y para terminar, los ganadores de la noche, Old Tucson, que con su rock potente de guitarras eléctricas al más puro estilo rock americano, supieron encandilar al publico de forma directa, a pesar de que finalmente, las votaciones fueran más que ajustadas.

Todavía quedan tres semifinales para terminar la ronda y las cosas se están poniendo muy interesantes. Un gran nivel el presentado en estos tres días, que sin duda harán de la final del Bala Perduda, un día más que grandioso. A la espera de conocer el resto de finalistas, Monsieur Cactus, Agost y Old Tucson esperan su turno para batirse en una gran final.

Sobre El Autor

Redacción Barcelona

Somos Andrea y Xavi, periodista y diseñador gráfico. Dicen que un día sin sonreír es un día perdido. Pues nosotros somos más de pensar que un día sin música es un día perdido, por eso lo escribimos. También nos gusta Ryan Gosling.

Artículos Relacionados

2 Respuestas

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Blue Captcha Image
Refrescar

*