En plena gira de presentación de su nuevo álbum, Abisme Cavall  Hivern Primavera i Tornar y después de su concierto en el Auditori de Barcelona tuvimos la oportunidad de charlar un rato con Pau Vallvé sobre su trayectoria profesional y del sector en general.

Crónica: Marta Guerrero.

Fotos: Mariona Gil

“Abisme Cavall Hivern Primavera i Tornar”, parece un orden cronológico de unos hechos. ¿Qué significa exactamente?

Yo siempre intento que todo tengo un sentido, no me gusta hacer las cosas porque sí y me gusta que todos mis discos traten de alguna cosa, normalmente de una etapa o momento de mi vida.

El anterior, por ejemplo, hablaba de recuperarme a mí mismo y volver a empezar, por eso se llama “Pels dies bons” y, en este caso, cuando recopilé todas las canciones que tenía me di cuenta de que estos dos últimos años habían sido una montaña rusa en todos los sentidos, y a parte de querer resumirlos en un disco doble (porque no me quería saltar ninguna parte de esta especie de dietario que hago de cada disco), quería coger la palabra que mejor definiera cada una de las etapas. Al final, le acabé encontrando un sentido que es “Estoy en el Abismo, cojo el Caballo, cruzo el Invierno, llego a la Primavera y Volver”, que puede ser volver al inicio (al “Abismo”) o volver a como estabas antes. Me gustó encontrar este resumen sin querer.

La portada del disco, en cambio, sí que me obligaba a elegir una imagen concreta y quise escoger la que resumía el mejor momento que fue cuando conocí a mi pareja.

Hablamos del directo que pudimos disfrutar el pasado 16 de diciembre en el Auditori de Barcelona. ¿Cada disco trabajas con una banda diferente? ¿Cuándo creas el disco ya sabes con quién colaborarás, ya lo tienes ligado con ellos o prefieres dejarlo para después?

Ligado normalmente nunca lo tengo ya que una cosa es la idea que yo puedo tener, y la otra, la disponibilidad de cada uno pero sí que tengo la norma de que cada gira es una nueva banda.

Yo siempre he tocado instrumentos y géneros distintos (desde rock hasta jazz) y ahora, que por suerte me va bien en mi proyecto personal, para mi es la única manera de irle dando la vuelta y tocar cosas distintas es con gente distinta.

De esta forma no estoy condicionado a la hora de componer y cada disco empieza como un nuevo proyecto, aunque cuando estoy de gira, sobre todo al final, me entra la nostalgia, me sabe muy mal y pienso que me quedaría siempre con los que estoy en ese momento.

Una gira son muchas horas y se comparten muchas vivencia, por lo tanto, es muy chulo poder compartirlo cada vez con gente diferente, es muy rico y me aporta muchísimo ya que me ayuda a liberarme de los tics profesionales que tengo, ¡aunque cada vez que se acaba una gira se convierte en un mar de lágrimas!

En el concierto del Auditori nos sorprendiste con una versión más cañera de “Amics dels Cirerers”. ¿Cuesta experimientar con una canción que has hecho tu o justamente esta es la gracia?

La gracia es esta, sí. El cambio de banda no solo afecta al disco nuevo sino que también puedes reversionar canciones antiguas, que igual ya no tocabas porqué estabas aburrido. A parte, a mi que me cuesta mucho decidir me va muy bien que me ayuden en este sentido, a probar sonidos nuevos.

En este caso, la formación es más rockera y se nota en toda la gira, claro.

En los conciertos siempre haces la broma que solo sabes hacer canciones deprimentes y que hablen de tu vida personal pero tienes temas como “En un Somni Estrany” o “Vaga General” que tratan de cosas más universales como la política o las desigualdades sociales, ¿A qué hechos vinieron dadas algunas de estas canciones?

“Vaga General” es una canción que hice para la Vaga General del 2012 (de hecho, las dos vagas que hubo). La canción la hice para la primera y las imágenes son de la segunda.

“En un somni estrany” la finalidad de la canción era dramática y decidí positivizarla y reinvertir el sentido. En cambio, el videoclip es un drama, es la realidad en imágenes explícitas del mundo en el que vivimos y la canción es lo que podría ser.

“Diguem blat!” también es una canción bastante política pero sí, en términos generales acostumbro a a tratar temas personales pero obviamente la consciencia social y la política también forman parte de mi día a día, y de mi visión de la vida.

Lo que yo creo es que debo aportar reivindicándome en otras cosas, haciendo la cosas de forma coherente con lo que pienso. Por ejemplo, con la autogestión, con la forma de comunicarme en los conciertos, con la interacción en las redes sociales, ¡esto también es política!

Podemos decir que vives de la música con muchas facetas diferentes (productor, músico), ¿cómo te defines profesionalmente?

Yo siempre digo que soy músico porque es de lo que llevo viviendo desde hace 15 años.

Cuesta que la gente entiendo que la música es una profesión pero, la verdad, es que me siento muy afortunado de poder decir que ahora sí que puedo vivir de hacer mis propias canciones.

Llego bastantes años trabajando con distintas facetas, desde bandas sonoras hasta producción de discos de terceros. Monté mi primer estudio a los 26 años y dos años más tardé me junté con Amniòtic Records, sello gracias al cual sacamos álbumes de Nico Roig, María Coma, Inspira, Ferràn Palau y proyectos míos, ÜMA con María Coma y también como Pau Vallvé. Lo creamos para apoyar a estos artistas, en lo que creíamos y todavía no habían tenido ninguna oportunidad y al final resultó necesaria porque han acabado teniendo bastante repercusión en el panorama musical. Así que cuando ya dejamos cubierta esta principal función y se convirtió en algo rutinario, lo dejamos.

Fue una etapa muy bonita. Ahora, no tengo tanto tiempo para dedicarme a la producción de discos ya que, por suerte, me va muy bien con mi proyecto actual pero cuando hay algún amigo interesado o me ofrecen algo que me interesa mucho, como la banda sonora que “100 metros” que va sobre la esclerosis múltiple o con el nuevo disco de Jordi Lanuza en solitario, que es muy amigo mío, sí que me gusta implicarme.

Seguro que te lo han pregunto 1000 veces pero cuales son tus referentes, o algo que te sorprenda actualmente…

Esto queda fatal decirlo pero tengo que reconocer que escucho muy poca música. Ahora mismo, como os decía, he estado produciendo el disco en solitario de Jordi Lanuza y estoy muy enganchado, es un disco muy bonito. Ya veis que tengo un perfil importante de workaholic (risas).

Me refiero a que no soy como muchos de mis amigos que siempre están a la última y les encanta descubrir cosas nuevas. Yo esta fase la pasé con 18 años con Radiohead, Sigur Rós y ahí me quedé. Supongo que como estoy todo el día haciendo música cuando llego a casa prefiero ver una serie, ¡soy un verdadero serie-adicto!

Cuando conecto con algún álbum pero quedo muy enganchado y no puedo parar. Por ejemplo, ahora que Spotify te chiva lo que más has escuchado me salieron el de Roger Waters en solitario y el de Nick Cave (el “Push the Sky Away”), un disco que me ha cambiado la vida. Las letras son brutales, es un disco con el que musicalmente no habría conectado en la vida pero las letras me atraparon.

En mi caso, como no tengo un método para la escritura es lo parte más difícil y lo que creo que puedo aportar es siendo yo mismo, es la única premisa que tengo.

A la composición musical rápidamente sé como llegar porqué tengo la formación pero las letras es la parte que me cuesta más, y aquí está la sorpresa cuando una letra me gusta como me ha quedado.

Cambiaremos la pregunta de que “¿Qué estas escuchando actualmente? Por “¿Qué series has visto últimamente?”.

Ahora acabo de terminar Mindhunter, DARK (aquí entramos todos a comentar la jugada), ManHunt: Unabomber. ¡Totalmente recomendables!

Una pregunta de curiosidad personal, ¿esta cosa tan tuya de hacer sonidos como instrumentos de donde sale? 

Me sale muy natural ya que necesito que las canciones tengan espacios instrumentales y por lo tanto me fuerzo a mi mismo a respetar estos momentos.

Por lo tanto, como normalmente ensayo en casa y no tengo todas las herramientas que necesito acaba haciendo siempre “Us” y trompetas. Es más una logística que al final me acaba gustando, a parte de que tengo algunas referencias como Sufjan Stevens que también lo utiliza mucho.

Este 15º disco es tu segundo de autoproducción, ¿puedes explicarnos como era la relación con las discográficas que dificultaba que pudieras vivir de la música?

El problema, en mi caso, era el retorno pero supongo que si eres una súper estrella o tienes más reconocimiento internacional pues la realidad es otra y te salen los números.

Desde mi experiencia el caso era que íbamos saliendo bastante en prensa y hacíamos muchos conciertos pero a cada gira yo tenía que acabar poniendo pasta. Para la Gira, para los músicos que quería que me acompañasen…

La discográfica hacer una previsión y te proporciona “X” dinero pero todo lo extra que tu quieres va a tu cargo. Además, está la parte de los “royalties” que es bastante reducida.

Por esta razón decidí dejarlo ya que estaba en un punto en el que ni podía vivir de la música ni esta podía ser solo un extra porqué me robaba todo mi tiempo, así que me fuí a vivir a Banyoles con la intención de hacer un “reset” durante bastante tiempo. Como no sé estar sin hacer nada al cabo de poco ya tenía muchas canciones hechas y decidí buscar un formato que se adaptara a mis posibilidades, el de hacer las copias por encargo online.

Así pues, podemos decir que cuando dejé de hacer las cosas como se tienen que hacer empecé a poder vivir de esto.

Obviamente, esta es mi experiencia personal y la opción que he escogido pero hay gente a la que le va muy bien el modelo tradicional, y por supuesto, también hay grandes discográficas y otras de más pequeñas que apuestan por los talentos emergentes.

Y hablando se series, la última pregunta que es entre “Dark” y “Black Mirror”. Si ahora nos trasladásemos al 2036, ¿cómo te imaginas el mundo de la música?

Como me imagino el mundo, en general, es bastante dramático… Yo soy muy fan de Black Mirror y coincido bastante con la visión de la serie de que “como sociedad somos lo peor”, cada paso que hacemos parece que es hacia atrás.

Si entramos en el tema de la digitalización tengo que decir que yo sin Internet no sería nadie, las herramientas que te proporciona Internet son brutales para llegar a más gente y democratizar la cultura pero, a la vez, los discos ya no son un ingreso si no una herramienta promocional para que te conozcan y luego acudan a tus conciertos.

Al final lo más importante es la propia responsabilidad y aportar en esta sociedad con las herramientas que cada uno tiene.

VN:F [1.9.22_1171]
Valora esta noticia
Rating: 10.0/10 (3 votes cast)
Pau Vallvé: "Después de 15 años trabajando como músico cuando dejé de hacer las cosas como se tienen que hacer empecé a poder vivir de esto", 10.0 out of 10 based on 3 ratings

Sobre El Autor

Redacción Barcelona

Profesional de la comunicación y apasionada de la música.

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Blue Captcha Image
Refrescar

*