Te contamos los detalles del especial concierto de Amatria en Barcelona, en la Sala Sidecar

Por Laura Ventosa

Hay grupos que resultan ser especiales. Especiales por varios motivos. Puede que descubras un grupo a través de una persona especial. Puede que un grupo se convierta en especial por el día en que lo viste en una plaza random de un pueblo que ni conoces, con tu mejor amiga, y que resulte uno de los mejores momentos de tu vida o el comienzo de algo grande. Sí, es así, y lo sabemos.

Ahora os voy a contar mi motivo con este grupo. Y perdón por dirigirme tan claramente y sin tapujos.   

Un amigo, una vez, me enseñó un sitio muy especial cerca de donde vive. Cuando me explicaba la historia del insólito lugar, simplemente me comentó que allí había tocado Amatria, sin más. Por entonces, me quedé más con el lugar que con la recomendación.

En su casa, otro día, me enseñó una sesión en la que había preparado una playlist que incluía “Chinches” mientras me decía: “escúchala, en directo, lo petará, es una canción que da muy buen rollo”. Seguimos escuchando la playlist y comentando los arreglos, debatiendo la mezcla de los temas. Su ilusión era bárbara, pero no sabía que la mía también por compartir ese momento conmigo.   

A partir de ese momento empecé a indagar en Spotify y descubrí muchas canciones, incluso una pasó a formar parte de una historia mágica. Se convirtió en banda sonora de nuestros momentos. Recuerdo el día que descubrimos que su letra describía exactamente lo que nos estaba sucediendo. Y compartirla en directo, ya me dirás.

Por todos estos motivos, el concierto de Amatria en la Sala Sidecar no fue otro concierto más, y es que, además, siguiendo el presagio, durante la velada fueron sucediendo cosas que aún lo hicieron más especial.

Mi sorpresa fue un directo espectacular, con un sonido cuidadísimo, un séquito de fans que tuvimos el placer de conocer y de pasar un buen rato. Muy pronto Joni Antequera se lanzó con “Me falta algo” y su última versión “Lucha de gigantes” dejó reposando la magnífica versión del disco anterior “La copa de Europa”. Fue desgranando temas de sus discos a la vez que interactuó mucho con el público. Un público con el que me pude sentir muy identificada pues la autenticidad del evento se palpaba en el ambiente.

Y aunque empezó con retraso, incluso el retraso se convirtió en algo bueno pues fue también “culpable” de todas las cosas que fueron sucediendo y que, de nuevo, conformaron un día muy especial. Y todo ello con un link, Amatria y sus canciones. Canciones de amor, de desamor, pero sobre todo llenas de energía y buen rollo. Y, como podéis leer en esta crónica y en mi caso particular, llenas de vida y de experiencias muy difíciles de olvidar.   

VN:F [1.9.22_1171]
Valora esta noticia
Rating: 10.0/10 (4 votes cast)
Una historia de amor con Amatria, 10.0 out of 10 based on 4 ratings

Sobre El Autor

Directores - Barcelona

Somos Andrea y Xavi, periodista y diseñador gráfico. Dicen que un día sin sonreír es un día perdido. Pues nosotros somos más de pensar que un día sin música es un día perdido, por eso lo escribimos. También nos gusta Ryan Gosling.

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Blue Captcha Image
Refrescar

*