Asistimos al concierto del pasado viernes de Viva Suecia, donde la banda colgó el cartel de “todo vendido”

Texto: Iñaki Molinos M (@elbuniversal) – Fotos: Emi Picazo – La Chica de Luces

Aún con el zumbido en los oídos, me dispongo a escribir una de esas crónicas a las que tienes ganas atacar, diseccionar y, sobre todo, disfrutar. Como hicimos con el concierto de nuestros protagonistas.

Con una sonoridad esencialmente distinta al resto del panorama alternativo español, Viva Suecia presentaba su nuevo álbum en la sala alcalaína Ego Live. Una fecha anunciada apenas dos semanas antes del show, y con la que se colgó el cartel de “no hay billetes” el pasado martes. Lo que puede dar una ligera idea del fenómeno que la banda está empezando a generar, paso a paso, desde la salida de su primer EP con nombre homónimo en el año 2014.

La velada comenzaba con la actuación de Solo Astra como teloneros. La banda canaria amenizó la espera con su rock psicodélico de guitarras, sorprendiendo positivamente a los allí presentes.

Y llegaba por fin el plato fuerte de la noche. “Hasta ahora” abría la selección de canciones elegida para la ocasión, una canción que refleja, a todas luces, el sonido de la banda murciana. Ritmo lento y atmosférico que acaba explotando en una tormenta de distorsión. Tras “Nadie te devolverá el favor” de su debut discográfico, Rafa Val (voz) agradecía la inesperada respuesta del público madrileño, que llenaba la pequeña pero acogedora sala.

v18

Presentaban así “Piedad”, tema con el que se abre su nuevo LP “Otros principios fundamentales” (2017). Empezando a demostrar su gran estado de forma, con una interpretación sublime, trasladando a la perfección la esencia del tema al directo, destacando su maravilloso riff de guitarra.

Comenzaba entonces una sucesión de temas que nos invitaban a subir a la montaña rusa que representa la musicalidad de Viva Suecia. “Efe efe” de su primer largo, con el derroche de voz de Rafa. Seguido del pop brillante de “¿Nos ponemos con esto?”. Pasando a sumergirnos en el mar sonoro de “Aprendemos a nadar”, con el sonido hipnótico de sus guitarras (Alberto Cantúa y Rafa Val) y la potente línea de bajo (Jess Fabric). Y desembocando finalmente en la calma de “Acabaremos muriendo en ello”, creando nuevamente ese ambiente sonoro que tanto caracteriza al grupo.

Tras este tremendo y preciosista bloque de canciones, encaraban otra alternancia de temas de su anterior y nuevo álbum. Desencadenando la tempestad que el momento de la noche demandaba. De esta manera, e in crescendo, sonaba “Palos y piedras” seguida de uno de los mejores temas de su nuevo LP, “Hemos ganado tiempo”, una tremenda crítica que llora sin rendirse la sociedad actual, reivindicando esa generación perdida que aún tiene mucho que decir.

v19

“Permiso o perdón”, otra de esas canciones marcadas en rojo de su primer disco, daba el relevo. La interpretación vocal, unida a la parte final de distorsión de guitarras hacen de este tema, uno de los favoritos del público. La penúltima antes de cerrar el concierto le correspondió a “El nudo y la esperanza”, sonido pop-rock de preciosa melodía y estribillo estremecedor, que cuenta con los moldes necesarios para convertirse en una de esas canciones de marcan la diferencia. Maravillosa.

Y para cerrar definitivamente este recorrido de canciones, que no te dan ni un respiro, Viva Suecia nos regaló, lo que a día de hoy es su mayor éxito. “Bien por ti” ponía el broche de oro, con la sala entera entregada, coreando en solitario el estribillo, saltando, bailando… alcanzándose el cénit musical de la noche que esta canción merece. Emoción y dureza a partes iguales.

v20

Mientras un ampli seguía reproduciendo el sonido de una de las guitarras depositada en el suelo, la banda abandonaba y retornaba al escenario en el que sería su único bis de la noche. 

Para culminar su actuación, aún nos quedaban por disfrutar tres temas más, con la intensidad propuesta en el cierre oficial del setlist. La nostalgia eléctrica de “Los años”, con el peso inicial que adquiere la batería (Fernando Campillo) y la voz desgarradora en un nuevo estribillo magistral, servía de aperitivo para otro de las interpretaciones de la noche.

Sonaban los acordes del single de su nuevo álbum: “A dónde ir”, petición popular desde el inicio del show. Otro de esos temas que suena a himno, y no, considero que no estoy infravalorando el término. Una reflexión de las relaciones humanas; amor, desamor, o existencialismo puro y duro. Pelos de punta y nudo, esta vez, en mi garganta.

La banda acababa con “Mamá, te va a encantar”, tema de su primer álbum, con escasos diez versos, sin estribillos, y en el que la banda se gustó instrumentalmente. Alcanzaron momentos cercanos a la psicodelia, jugando con amplificadores y pedales hasta el límite y dándose un baño de masas al saltar bajista y cantante a la pista para tocar entre el público asistente. Bonito y significativo gesto de gratitud y satisfacción del cuarteto murciano.

v3

Así finalizaba el concierto de Viva Suecia. Contundentes y eléctricos, derrochando una perfecta sonoridad, inmensas letras (de las que arañan el corazón) y con muchas ganas de currárselo, para seguir avanzando con paso firme hacia cuotas mayores.

La actuación de anoche puede tomarse como un gran ensayo de lo que les espera el 28 de abril en la Sala Ocho y Medio de Madrid. Allí presentarán sus credenciales para formar parte de ese selecto elenco de elegidos del rock nacional alternativo.

VN:F [1.9.22_1171]
Valora esta noticia
Rating: 10.0/10 (8 votes cast)
La esperanza de Viva Suecia abarrota la sala Ego Live de Alcalá de Henares, 10.0 out of 10 based on 8 ratings

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Blue Captcha Image
Refrescar

*