McEnroe, la mítica banda de Getxo, se hizo con el Teatro Principal la pasada noche del jueves. Un silencio sepulcral y la presencia de Ricardo Lezón sobre el escenario bastaron para atisbar lo que sería un concierto mágico a la par que íntimo.

Cual reloj británico aparecía el ‘frontman’ de la banda en un Teatro Principal de inspiración clásica que siempre impresiona por su gran belleza. Sonaba ‘Ahora‘ y la voz de Lezón hacia estremecerse a todo el que lo tenía enfrente. Desde la butaca y con los pelos como escarpias, el público no se atrevía a sacar el móvil para la típica foto que más tarde compartirían en las redes sociales.

Después de dos canciones acompañadas de voz y guitarra unicamente, salía el resto del grupo al escenario. Afirmaron que estaban muy ilusionados de estar en el Teatro Principal de Donosti y confesaron que no tuvieron todas consigo para llevar a cabo este concierto, debido a un accidente de uno de los componentes del grupo días antes del evento. Afortunadamente, todo quedó en un susto y encontraron al sustituto perfecto.

“Rugen las flores” (último trabajo de McEnroe) fue intercalado con canciones de anteriores discos. Fue así como el público empezó a animarse. Con los últimos acordes de “Los Valientes” todo el mundo aplaudió sin cesar. Con “Las Mareas” hubo quien se atrevió a tararearla en bajito.

mcenroe2

“Vendaval” (último corte de “Rugen las flores”) fue elegida como última canción para cerrar esa hora y media que se pasó en un abrir y cerrar de ojos, aunque después vendrían los bises. Momento sobrecogedor en el que un único foco apuntaba al centro del escenario e iluminaba a un Ricardo Lezón que con su guitarra y su voz reprodujo “El Alce”. Ni un sólo ruido. Como si estuviese en el salón de tu casa cantando para ti. No hay palabras que puedan describir esos minutos. Ni tampoco los minutos posteriores en los que todo los asistentes se pusieron en pie y ovacionaron al grupo.

Asignatura pendiente (dicho por ellos mismos) ser menos tímidos. Cierto es que intercambiaron pocas palabras con las personas que fueron a verles. Cierto es también que un show tan íntimo, cercano y elegante requiere pocas palabras. FETÉN MCENROE.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Blue Captcha Image
Refrescar

*