Pixelillo nos cuenta en primera persona lo vivido en el Azkena Rock Festival 2016

Viernes

13:25: En apenas cinco minutos debería empezar el concierto de Julián Maeso en la Virgen Blanca, el primer aperitivo oficial del Azkena Rock Festival 2016. Sin embargo, no hay nadie delante del escenario. La meteorología auguraba un festival pasado por agua y así está siendo.

14:20: El pequeño monzón nos ha dado alrededor de media hora de tregua. Julián Maeso ha podido interpretar cuatro o cinco temas antes de que volviese la lluvia. Su Hammond ha dejado tan buen sabor de boca que van a darle una segunda oportunidad dentro del festival.

Julián Maeso en el Azkena Rock Festival 2016

Julián Maeso

18:05: Ya he recogido mi acreditación y estoy dentro del recinto del Azkena Rock Festival. Jared James Nichols suena en el escenario 3. La organización ha montado un puñado de carpas a lo largo y ancho del recinto. Parece una medida de última hora que hay que agradecer. Nunca suele haber mucha gente a primera hora del viernes, pero hoy es más evidente. Me visto un poncho de Todo a 100 al igual que la gran mayoría de asistentes. A las 18:30 tengo cita con Los Brazos, que han tenido el detalle de aceptar una entrevista a última hora. Por desgracia, las prisas hacen que me haya dejado las notas que había preparado en casa. Estoy calado y apenas llevo un rato en el recinto. Va a ser una tarde/noche muy larga.

19:10: La entrevista con Los Brazos no se extiende más de 10 minutos por falta de tiempo. El power-trío vizcaíno es encantador. Gente cercana, muy madura. Un proyecto nacido hace apenas un lustro del que han salido tres discos y un montón de conciertos a lo largo y ancho del país. Hablamos del honor que será para ellos tocar en un festival fetiche. Tienen que hacer la prueba del sonido, así que quedo en volver a llamar a su manager para concretar una entrevista de verdad. Salgo de los  camerinos y vuelvo a la zona del pueblo llano. En estos momentos suena Daniel Romano en el escenario principal. Pudo ser un conciertazo, pero su sonido melancólico no es el ideal para estar frente a él mientras diluvia.

19:30: Voy a enseñar a un amigo la pulsera de prensa y me encuentro con que no está en mi brazo. Después de dos llamadas y pasar de nuevo por la caseta de acreditaciones, vuelvo a ser un medio que cubre el evento. De nuevo, mi agradecimiento a la organización.

22:50: Después de siete horas de lluvia ininterrumpida, el tiempo se calma. Tras el coñazo (con perdón) de Romano, me he dado una vuelta por Vintage Trouble, que como siempre han sido un auténtico show. Sorprende que Ty Taylor tenga casi cincuenta años, está fresco y activo como un chico de 30. Sonido blues rock cañero que suene mejor o peor, siempre acaba convirtiéndose en un buen show. En el Azkena aprobaron con nota.

Ty Taylor (Vintage Trouble) en el Azkena Rock Festival 2016

Ty Taylor (Vintage Trouble)

Con un ritmo menos salvaje, pero con la misma garra se presentaron Los Brazos, que sonaron bien y estuvieron más que a la altura. El frío y lo empapado que ay andaba hicieron que no los disfrutase realmente como me hubiese gustado. Tienen un puñado de canciones que suenan cañeras, a rock puro, visceral, sin edulcorantes. Me gusta y se lo haré saber.

Con Lucinda Williams me quedé algo frío. Quizás fuese el día, quizás no tuviese mi momento más country, pero me pareció a ratos tediosa. Sin embargo, me conquistó con su final, cantando la mítica Keep on rockin’ in the free world de Neil Young. La parroquia azkenera disfrutó en general con ella, y no soy nadie como para decir lo contrario.

Acabo de volver del escenario 3 donde actúa Jean Beauvoir. Ex productor de Kiss y Ramones, autor de varios hits y de la BSO de Cobra (sí, la peli de Stallone), el cantante de la cresta platina no me ha convencido. Demasiado mix de sabores para un mismo plato. Antes he estado disfrutando de los Blackberry Smoke, una gran banda de sonido 100% sureño. Notable alto para ellos.

1:00: Estoy saliendo del recinto del Azkena Rock Festival. El frío y alguna decepción pueden conmigo, así que será mejor que vayamos por partes. El plato fuerte del día era The Hellacopters, una banda fetiche para el público fiel del Azkena Rock Festival. Después de casi una década sin saber de ellos, han vuelto y fue un auténtico boom que el festival alavés los consiguiera a ultimísima hora. Andersson, Dregen y compañía salían con la victoria asegurada, y así fue, pese al frío, al público empapado y a un sonido que no estuvo a la altura del concierto. Caña garage-rockera con sonido sucio que tanto nos gusta y que tan bien funciona en el Azkena.

Tenía muchísimas ganas de ver a Danzig en directo. Toda una leyenda ochentera que canceló años atrás su concierto en este festival. El norteamericano está saldando cuentas en estos momentos, pero yo no me he quedado mucho. Un mal sonido, un Glenn Danzig en baja forma y una guitarra demasiado cañera y metalera me han echado para atrás justo cuando sonaba Am I Demon. Mucha pose, demasiada garra pero poca calidad musical para mi gusto. Visto lo visto, no quise volverme a casa con un mal recuerdo de mi amada Mother en directo.

Antes de salir, me he topado con una amiga que lo estaba dando todo con Luke Winslow-King. Su sonido blues me ha parecido magnífico, pero ya lo disfrutaré con más calma mañana en la Virgen Blanca. También dejo colgado a Henry Rollins y su película con nombre impronunciable (¿Gutterdämerung?). No estoy yo para inventos raros a estas horas.

Sábado

15:07: Mientras caliento la comida, hago un repaso al concierto que ha dado Luke Winslow-King en la plaza del centro de Vitoria. La lluvia ha hecho acto de presencia durante unos minutos antes del concierto. La gente ha huido a los soportales y a la contigua plaza España para protegerse. Tras este pequeño susto, el de Louisiana se ha subido al escenario y ha dado un magnífico concierto delante de una plaza con varios miles de personas. Muy recomendable este chico, la verdad.

Luke Winslow-King en el Azkena Rock Festival 2016

Luke Winslow-King

19:40: Hora del avituallamiento.  En nada viene la maravillosa Imelda May, pero antes hemos podido disfrutar de un gran concierto de los cañeros Cobra. Quizás demasiado metaleros para esta edición del Azkena Rock Festival, pero más que a la altura y con una gran audiencia. Después ha sido el turno de Raveneye, proyecto del guitarrista Oli Brown. Personalmente, eran uno de mis grupos favoritos de esta edición y francamente, lo han hecho muy bien. Un power trio con un sonido consistente y mucha presencia sobre las tablas.

Oli Brown (Raveneye) en el Azkena Rock Festival 2016

Oli Brown (Raveneye)

Radio Birdman están sonando muy bien.

22:30: Lo de Imelda May es digno de ser analizado. Hace seis años, la irlandesa ya nos demostró que iba a ser la reina del Rockabilly actual. Su actuación en el Azkena Rock Festival es muy recordada gracias al buen sabor de boca que nos dejó. Hoy ha vuelto a demostrar su potencial, su personalidad sobre el escenario, su magnífica voz y su gran banda (en la que ya no se encuentra su ex marido). Temas rock n’roll y rockabilly que han tenido como broche de oro su conocidísima Johnny got a boom boom.

Me pierdo a Fields of Nephilim. Quiero ver a The Who en un buen sitio.

00:30:  18 canciones. Los miles de espectadores que hemos estado en Mendizabala hemos disfrutado de 18 canciones, auténticos himnos de la banda inglesa. Desde el primer tema, The Who ha demostrado seguir en forma. Es cierto que Daltrey tiene sus achaques y que su voz no pasa por su mejor momento, pero sigue siendo el magnífico frontman que lo era hace medio siglo. Puede que Townshend esté ya algo mayor, pero sigue guardando ese punto salvaje que lo caracterizó en los 60 y 70.

The Who ha dado uno de los mejores conciertos en la historia del Azkena Rock Festival. No ha faltado ninguno de sus himnos. Un repaso a sus 50 años de carrera musical. Cerraron con dos obras maestras del rock como son Baba O’Riley y Won’t Get Fooled Again. El momento Who Are you o el de My Generation, con buena parte de los asistentes/as moviendo el esqueleto, inolvidables.

Me voy a ver al último superviviente de los Ramones.

Pete Townshend (The Who) en el Azkena Rock Festival 2016

Pete Townshend (The Who)

2:35: saliendo del recinto de Mendizabala. El Azkena Rock Festival se ha acabado de la mejor manera posible. El concierto de Marky Ramone ha sido todo un tributo a la banda que lo acogió durante tantos años. Sus músicos te hacen sentir como si estuvieses viendo a los originales. Punk a mil revoluciones, sin descanso. Muchas canciones, qué digo canciones, auténticos himnos en apenas una hora y algo. Brutal.

Tenía muchas ganas de ver el rock de los Supersuckers, pero a cambio me he topado con un setlist lleno de Country. Después de la tralla “ramoniana”, esto me sabe a rayos. Mi cuerpo no da mucho más de sí, así que me despido de mis amistades y pongo punto final al Azkena Rock Festival 2016. Una magnífica edición pese a tener todo en contra. Ni la lluvia, el frío y el Mad Cool han podido con uno de los mejores festivales de este país. 15 años dándonos maravillosos recuerdos.

Nos vemos el 23 y 24 de junio de 2017.

Sobre El Autor

Redacción Vitoria / Fotógrafo

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Blue Captcha Image
Refrescar

*