Entrevista con Alicia Álvarez de Pauline en la Playa, uno de los grupos integrantes del Gijón Sound Festival que se celebrará del 15 al 17 de abril

Charlar café en mano con Alicia Álvarez, uno de los referentes indie por excelencia, es tan placentero como escuchar su voz en la radio donde desarrolla otro de sus grandes amores, la comunicación. Hablamos con el 50% de Pauline en la Playa con motivo del concierto que ofrecerán en el marco del festival gijonés el próximo fin de semana (Colegiata San Juan Bautista, 16 de abril a las 18 horas junto a L.A.)

Cuando llevas 15 años en esto de la música, ¿qué te pide el cuerpo? ¿Eterna reinvención o vuelta a los orígenes?

Yo creo que ninguna de las dos (risas). Al menos nosotras no nos lo planteamos en esos términos, cuando termina algo sí puedes tener una visión retrospectiva de todo el trabajo hecho pero nosotras estamos en un paso continuo; Pauline en la Playa va parejo a todo lo demás y forma parte de nuestra vida. De la misma manera que vitalmente no nos paramos, con Pauline ocurre lo mismo. Seguimos con la libertad total de seguir avanzando y hacerlo cuando nos da la gana y como nos da la gana, haciendo lo que musicalmente nos vaya apeteciendo. Estamos en el momento que estamos, con el tiempo vas teniendo más claro lo que quieres hacer con el grupo y el nuestro respira nuestro ritmo vital.

Cuéntanos un poco del formato elegido para el próximo concierto (sábado 16 de abril en el Gijón Sound Festival, más detalles aquí), un cuarteto de cuerdas con violonchelo, violín y guitarras.

Ya hicimos este formato en el Museo Cerralbo en Madrid y en el Evaristo Valle en Gijón y ahora en la Colegiata, yo creo que ahí los del Gijón Sound Festival estuvieron realmente bien porque a un formato como éste le viene genial. Hemos tocado varias veces con banda en la Colegiata pero no con este plan. Pauline tiene muchos arreglos y una parte fundamental de guitarras, y era la manera de darle protagonismo a las dos cosas, que se escuchara todo el juego de guitarras que Mar y yo hacemos y que el arreglo de cuerda tuviera una parte muy enfatizada. Nos gustó jugar con la idea de cuarteto clásico pero sustituyendo dos de los instrumentos por guitarras. De hecho, nosotras nos colocamos como lo hacen los cuartetos.

¿Buscáis un efecto más preciosista de la propia música, hay un cierto cansancio del sonido pop, más pobre en matices, quizá?

Es más íntimo. Es un concierto muy emocionante, para los fans del grupo es algo que se disfruta muchísimo porque al ser menos instrumentos se oye todo más y se atiende más a las letras, todo se puede saborear más. Las cuerdas le dan un color y te lleva a una parte muy emocional. Para el que le gusta la música de Pauline está bien y para el que se acerca a ella por primera vez creo que también es una buena experiencia.

¿Tener vuestro epicentro fuera de Madrid o Barcelona os ha supuesto un handicap a la hora de desarrollar vuestra carrera musical?

Bueno, es que nosotras vivimos toda nuestra primera etapa musical de Pauline en Madrid. Empezamos con Undershakers en 1994 y en el 98 ya estábamos todas instaladas en Madrid. Cuando nació Pauline en el 99 estábamos allí y nos quedamos hasta 2007, así que la mayor parte de la vida del grupo ha sido en la capital. Y eso te sirve mucho, porque en este mundo globalizado en el que supuestamente lo local y lo global se dan la mano gracias a las nuevas tecnologías, al final donde estés es importante. No es tanto como lo era hace 15 años, ahora tienes unas herramientas promocionales como las redes sociales que te dan una visibilidad que antes sólo conseguías estando en lugares como Madrid o Barcelona, pero sigue siendo importante. Si una tele necesita un grupo para que salgas, te llaman y tocas, y si no estás allí estas cosas no suceden. Desde luego, allí está la mayor parte de la gente que mueve esto. Pero todo esto depende de las expectativas que tengas… Sí es verdad que hay grupos que nunca tuvieron que irse y tuvieron repercusión nacional en tiempos en los que internet no era lo que es. Te hablo de gente como Manta Ray que siempre vivieron en Asturias, trabajaron aquí, crearon aquí, siguen aquí y tuvieron una trascendencia tremenda. Pero ayudar, ayuda.

Pauline en la Playa en una imagen promocional.¿Falta poesía en la música actual? ¿La sensibilidad es un valor denostado?

Hay tantas cosas… No creo que falte poesía. Lo comercial siempre es comercial y el objetivo último no es que el artista haga una introspección aunque hay quienes consiguen conciliar ambas cosas. De lo comercial no te puedo hablar mucho, sólo puedo decirte que en lo independiente no sé si hay poesía pero desde luego sí mucha honestidad en lo que se transmite a la gente, y luego hay mensajes con más fondo y mensajes con menos. Al final, los grupos hablan de lo que a ellos les interesa, no todo el mundo tiene por qué tener una visión poética de la vida ni como lo nuestro que es costumbrismo y dar una vuelta a lo cotidiano para llevarlo a ese terreno poético. Sí encuentro que son propuestas honestas porque cada uno canta lo que le interesa y lo que siente.

¿Os consideráis muy perfeccionistas? Lo comento por todos los matices, todos los colores que se aprecian en vuestras canciones.

Sí (rotunda). Sobre todo el cuidado. Está todo pensado, currado, muy elaborado y trabajado, buscando aproximarse lo máximo posible a lo que tienes en la cabeza. Una cosa es cómo ves la canción y luego cómo se aproxima en los arreglos y sonidos. Nosotras el trabajo que hacemos en ese sentido es artesano. Luego ya están las personalidades, yo soy muy perfeccionista y nunca hacemos una canción para quitarla de en medio.

¿Qué aporta Mar y qué Alicia en lo que conocemos como Pauline?

Lo uno sin lo otro no es Pauline en la Playa. Aportamos la complicidad, Mar y yo somos hermanas y musicalmente somos hermanas también. Nos repartimos el trabajo creativo, algo toma forma cuando ambas nos implicamos. Esa manera de trabajar es fruto de una enorme complicidad y una amistad barra hermandad y es lo que tienes en las relaciones importantes, no tener que decirte demasiado para saber lo que quieres y necesitas. Hay un trabajo conjunto y da igual cómo se reparta, la cosa es que se reparta (risas).

El pop es el cajón desastre en el que cabe todo. ¿Pero qué es el pop?

El pop es la música popular como su propio nombre indica, la música directa y sencilla. Si cualquier canción de Michael Jackson, que las tiene buenísimas, las tocas con la guitarra y tal, no encontrarías mucha distancia, o alguna de Madonna con Beach House. Hay una parte que se comparte, el pop es esencialmente un género que transmite inmediatez y sencillez. Y es una base que puedes llevar al terreno que quieras, por eso es fantástico para proyectos como el de Pauline en la Playa y poder transitar por otro tipo de música que te apetezca. Es de una gran honestidad y es sencillo, que no simple, enseguida te conecta a la persona que lo escucha sin necesidad de enfrentarse a una música muy complicada.

¿Algo que se pueda contar del futuro inmediato de Pauline?

Estamos haciendo canciones y la idea es nuevo disco. ¿Cuándo? Cuando tengamos todas las canciones (risas). Eso puede ser en este 2016 o a más tardar en 2017, es algo que no nos preocupa mucho, no nos debemos al mercado, afortunadamente. Pero habrá nuevo disco, estamos en ello.

¿Habéis sumado el número de veces que os preguntaron si veis negro el futuro por ‘El mundo se va a acabar’? ¿Seguís reivindicando el carpe diem como modo de vida? 

Sí, sí, totalmente. Esa canción en el fondo es muy optimista, es un canto al sentimiento del amor en esta guasa que tiene la vida que al final se termina… Pero mientras estamos aquí nos queremos y es lo más optimista que se puede decir en un mundo que al final se va a acabar (risas).

Sobre El Autor

Redacción Asturias

Periodista y melómana. Crecí con la música y no he parado nunca de aprender de nuevos sonidos y sensaciones. Amante también de las palabras, todo junto hace la canción perfecta.

Artículos Relacionados

3 Respuestas

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Blue Captcha Image
Refrescar

*