Cada vez son más los grupos que deciden llevar sus conciertos a lugares más amplios como estadios y grandes recintos, pero aún quedan nostálgicos de las salas.

Los últimos en optar por tocar en estadios han sido Vetusta Morla. El Palacio de los Deportes de Madrid, el Estadio Olímpico de Sevilla o la Feria de Muestras de Valencia verá cómo el grupo madrileño saca su lado más espectacular. Un concierto en un gran recinto garantiza mayor aforo, por lo que aquellos amantes de las multitudes, los saltos y la vibración conjunta estarán en su salsa.

Para los promotores un mayor aforo determina mayor venta de entradas, por lo que hay mayores beneficios económicos. Además, las entradas para este tipo de conciertos multitudinarios suelen ser más caras. Tampoco podemos olvidar la espectacularidad. Una pequeña sala no permite una puesta en escena demasiado exigente, por lo que se pierde en artificios.

En esto, como en casi todo, la elección de una de las opciones deja olvidados algunos matices especiales e importantes en cualquier concierto. Por otro lado, no todas las bandas pueden (ni quieren) embarcarse en este tipo de macroespectáculos. Y aquí entra en juego algo fundamental: la calidez de las salas. Sí, hacer un concierto en una sala no permite ofrecer un show rutilante -a efectos visuales-, pero se gana en muchas otros aspectos.

(La M.O.D.A. es un gran ejemplo. Por cierto, están nominados a mejor grupo revelación)

Cercanía, mejor acústica -a veces-, ambiente mágico y mayor sentimentalidad son los aspectos que despierta un concierto en salas. Quien ha podido ver a un mismo grupo en una pequeña sala y en un gran escenario sabe con qué opción quedarse, aunque no siempre es tan fácil. Y, desde luego, como en los colores, la variedad está el gusto.

Los redactores opinan…

Prefiero las salas de conciertos pequeñas por varios motivos: precio, cercanía con el grupo, agradecimiento del grupo e incluso en algunos de los casos la acústica. Me parece que, en una sala pequeña, te impregnas mucho más de lo que el grupo te puede ofrecer, suelen ser más agradecidos.

Javier García

Sala sala y mil veces salas, la magia que tiene una sala no la tiene un estadio ni queriendo, por mucho show/ espectáculo de lucecitas, la música es música sin retoques de efectos y demás cosas. Ahora no me imagino un concierto de Muse sin toda la parafernalia, sinceramente…

Aby Campaña

Hay grupos que son de conciertos en palacios de deportes, plazas de toros o estadios. Por ejemplo para el año que viene el de Robbie Williams…a estas alturas no lo mandes con el show que lleva a hacer una sala, o incluso Vetusta Morla, porque creo que se les queda muy pequeño.

Irene Gea

Las salas pequeñas tienen ese encanto de la cercanía y por supuesto el sonido pero la grandilocuencia de un gran recinto y la posibilidad para la banda de ofrecer un gran espectáculo/show también es mágico. Si una banda tiene la capacidad de llenar 4 o 5 días seguidos en mi opinión debe dar un único concierto en un gran recinto, jugárselo a una carta y darlo todo. Que ese sea “el concierto.

Miguel Chorusman

Quien escribe no lo tiene del todo claro. Me es difícil imaginar -de nuevo- un concierto de Quique González en un gran recinto; pero no podría quedarme con un show como el de Vetusta en salas pequeñas. ¿Y vosotros, tostados? Podéis dejar vuestras opiniones en nuestro Twitter y nuestra página de Facebook.

VN:F [1.9.22_1171]
Valora esta noticia
Rating: 10.0/10 (2 votes cast)
El show se traslada a los estadios, 10.0 out of 10 based on 2 ratings

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Blue Captcha Image
Refrescar

*