James Vincent Mcmorrow encandila en la Joy Eslava de Madrid

Joy Eslava. Viernes, 24 de Octubre.

Crónica: Camila Salinas
Fotos: Aby Caleidosférica.

Muchos le comparan con Bon Iver o James Blake, pero James Vincent Mcmorrow con su reciente ‘Post Tropical’ ha sabido encontrar el punto medio entre esos dos estilos. Grabado en una granja perdida en la mitad en Texas, este último LP ha dado un giro al estilo que conocíamos con su ‘Early in the Morning’ (2011).

_MG_7004

 

El pasado viernes en Madrid en la mítica sala Joy Eslava, James hizo un repaso a su último disco de arriba abajo, tocando ‘You know’, ‘Cavalier‘, ‘Gold‘ entre muchas otras. Empezamos la velada con “The lakes” para adentrarnos poco a poco en este fantástico trabajo. Si hay algo que caracteriza a la música de James, es ese momento de climax en el que te hace sentir absolutamente de todo, desde la emoción más pura hasta la rabia más real, pero es breve, enseguida las aguas se vuelven a calmar como si nada hubiese pasado. El público se fue viniendo arriba a medida que pasaban las canciones, desde la fantástica ‘Red Dust’ no hubo parón alguno, con un repertorio variado, alternando temas del anterior Lp cómo ‘Higher Love‘, con temas del nuevo. Supo calibrar las emociones de los asistentes durante las casi dos horas que duró el concierto. Otra de las cosas a destacar es la preciosa escenografía que les acompañaba; una esfera en el fondo del escenario con imágenes cambiantes y unas pirámides de luz llenaban el escenario, perfectamente acompasadas con los golpes de las canciones, sin duda la guinda del pastel para hacer del concierto un espectáculo inolvidable.

_MG_6849-Recuperado

 

La recta final del la noche fue sin duda lo más destacable, una serie de los temas más conocidos tales como ‘We don’t eat’ en la que James cogió dos baquetas y añadió la intensidad necesaria al final de la canción con la ayuda de un tom. Después un pequeño descanso antes de finalizar el concierto y de que, según palabras del propio James, se sintiera “como una diva al bajar las escaleras con tanto aplauso y tantas ovaciones“.

Nos regaló uno de los momentos más emotivos de la noche, con su voz y su guitarra desenchufada, a capella, nos cantó bajo un impenetrable silencio ‘And if my heart should somehow stop’, para confirmar la potencia de su voz y su naturalidad para dejarnos con la boca abierta. Después de esto interpretó uno de los temas inéditos “When i leave” la canción más “James Blake” hasta el momento, con esto nos mostró su versatilidad a la hora de hacer canciones y su talento para hacerlas así de bien. Con la conocida ‘If I had a boat’ acababa una velada llena de coros celestiales, luces hipnóticas y falsetes en los que definitivamente nos quedaríamos a vivir.

Todo esto fue posible gracias a la iniciativa de Cooncert y a los fans que votaron para que pudiesemos disfrutar del gran talento de este irlandés que definitivamente es tan brillante como su propia voz.

 

_MG_6906

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Blue Captcha Image
Refrescar

*