Hacemos un breve repaso por las variantes de Foo Fighters

Ahora que tras su último disco, “Wasting Light”, parece que los componentes de Foo Fighters han decidido tomarse un largo descanso (esperemos que no sea definitivo), me parece oportuno dedicar una mirada retrospectiva a casi 20 años de trayectoria musical. Pero no quiero sonar a repetido. No voy a realizar una disección de su discografía completa o su historia. Me gustaría hacer una breve reflexión sobre su carácter polifacético a la hora de componer.

Podemos definirlo como grupo grunge, punk rock u otra denominación que pueda encajar (no soy nada bueno para esto de las etiquetas, siempre dudo que sirvan para definir toda una carrera musical). Lo que es innegable es que han sabido ofrecernos diversas caras sin perder un sello propio. Posiblemente se les asocie mayoritariamente con temas “cañeros”, sin descanso, que requieran del grito desgarrado de Dave Grohl para llevar al delirio a sus fans. Se podrían nombrar varios temas con estas características y todos ellos de calidad. No hablamos de un grupo que se limite a hacer ruido y gritar, son capaces de romper la barrera recomendable de decibelios ofreciendo una canción notable a nivel instrumental, sin efectismos ni distorsiones chirriantes.

Un buen ejemplo de esta propuesta sería “The Pretender”, del disco Echoes, Silence, Patient and Grace (2007). En esta ocasión, el huracán sónico se ve suavizado por un violonchelo que nos deja coger aire unos segundos antes de volver a votar como locos.

Como es habitual en grupos con una gran potencia de fuego, no han descuidado los temas lentos o baladas. Es importante que tus fans puedan ponerse tiernos de vez en cuando y la crítica vea tu cara más “profunda y sensible”. Personalmente también me gusta esta modalidad del grupo, sobre todo en su versión acústica.

Para ilustrarla me quedo con “Another Round” del disco In Your Honour (2005)

Por último, podemos encontrar en su discografía una tercera vía. Podríamos llamarlos “medios tiempos”, una mezcla de lo mejor de cada una de las anteriores, consiguiendo en mi opinión algunas de sus mejores composiciones, que les distinguen de la mayoría de bandas que han tratado de desarrollar una propuesta musical similar.

Aunque cualquiera de los ejemplos que pusiera ilustraría esta idea, voy a elegir “These Days” de su excelente Wasting Light (2011).

Espero que no sea su último disco y en el futuro podamos seguir disfrutando de todas las caras de un gran grupo.

Sobre El Autor

madrileño de nacimiento y vallecano de corazón. Colabora actualmente en El Perfil de la Tostada y la revista digital The Cult además de participar en el programa de radio La Rockola de RockolaFm con la sección "Canciones con Historia".

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Blue Captcha Image
Refrescar

*