Jay Jay Johanson se abre a nosotros en Clamores. 

Rondando las 23:00 en la Sala Clamores esperábamos sentados en las mesas a Jay Jay Johanson. Rodeados de luces tenues y expectantes a la puesta en escena de este sueco que hace que traspases universos gracias a sus letras y entonaciones de voz.

Dicho esto, aparecieron en el “pequeño” escenario Jay y su teclista, que siempre le acompaña y con quien ha demostrado formar el binomio perfecto, para hacernos entender que sus melodías son emocionalmente radioactivas. Ataviado con una vestimenta oscura y su camisa de cuello Mao, poco podía hacer para no quebrantarnos con una luz sentimental y elevarnos a una excitación extrasensorial.

Jay Jay Johanson-SalaClamores

El binomio estaba acompañado del piano de cola, el Rhodes y los acordes electrónicos del sampler que se hacían un hueco en nuestros oídos junto a la voz de Jay. Ya estábamos juntos ayudados por su mirada fija y a veces perdida mientras nos deleitaba con temas como “Paris” o “Milán, Madrid, Chicago, Paris” que nos llevaban de la mano por aquellos parajes del sentimentalismo perdido, de las mismísimas rupturas y de los amores corruptos.

Si el escenario estaba bajo sus pies, la voz quebrada y suave a la vez estaba bajo la tutela de unas medidas controladas a la hora de entregarnos su repertorio que volvía a dar su golpe de efecto con “Believe In Us”, otro de sus temas que dejan a uno con la piel de gallina cuando suenan en directo. Pero llevándonos a 1996 y su álbum Whiskey de la mano de “I´m Older now” con el cual -a capela- recorrió nuestras mentes para que con “Dilemma” consiguiera derretir nuestros tímpanos. No podría dejar de mencionar “On The Other Side” con la cual perfectamente cualquier pareja podría haberse levantado a bailar una “lenta” -sin entrar en detalle de la letra- por cómo la interpreto y lo que espetaban sus suaves notas a través de su garganta.

Acompañado de su preciado “brebaje”, su botella de agua y sus intensos “Thank you” continuaba canción tras canción por ganarse al público que, y así lo vi, tenía ganado desde antes de salir al escenario.Jay Jay Johanson-SalaClamores

No podía cerrar de otra manera el concierto, con dos canciones como On the Radio (Demo version)” y “Rocks in Pockets” para llevarnos de un lado a otro con riegos emocionales solo sentidos por aquellos que creen que la música enamora a las personas cercanas. Sin más, y en acercamiento al público se sentó a los teclados para cerrar el tema y enseñarnos que no solo está detrás de un micrófono, sino que sus largos dedos se llevan a la perfección con las teclas de los pianos que trae.

Agradecimientos, saludos sentidos -porque España le gusta y mucho- y aplausos merecidos del público despidieron la velada en la que nos regaló su sonrisa emotiva.

Termino esta crónica, aunque después de leer el texto es algo obvio, diciendo que Jay es uno de los cantantes que más pueden quebrar “mi” estado emocional con las letras y su impresionante voz. Un gran concierto, en una sala que podríamos decir que es para “amigos”, en el que uno se impregna de unas divagaciones musicales acompañadas de destructivos y personales sentimientos.

Gracias Jay por una noche en la que conspiraste con Madrid para enseñarnos que, con letras sencillas con toques románticos, puedes hacer entender el misticismo de tus realidades emocionales y extrapolarlas a las nuestras como si estuvieras escribiendo nuestras vidas. Íntimo, personal y con dosis de tormento y fatalismo.

VN:F [1.9.22_1171]
Valora esta noticia
Rating: 0.0/10 (0 votes cast)

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Blue Captcha Image
Refrescar

*