Entrevistamos a CYAN con motivo de su concierto en Zaragoza (viernes, 5 de abril de 2012 @ La Ley Seca)

Nos adelantan que “Philippe Petit” es la canción elegida como segundo single de “Delapso” y para rodar su próximo videoclip. Son Cyan y, como el funambulista que la inspira, llevan ya seis años confeccionando un plan. Si buscas “funámbulo” en el diccionario de la Real Academia Española, descubrirás que el mensaje de su tercer disco (más el ep “Que viva ese ruido”) no es gratuito. Si sigues leyendo, querrás volver a escuchar “Delapso” y creerás que es justo, y necesario, pagar por verlos en concierto. Aunque nos cueste, o precisamente por ello: que se queden con el vértigo quienes nunca han soñado con tocar (el cielo).

 

–        A mediados de febrero, en la misma semana en que salió a la venta vuestro nuevo disco, “Delapso”, ofrecisteis una serie de conciertos que os llevaron por distintas ciudades españolas, entre ellas, Zaragoza. ¿Cómo fue la reacción del público en ese primer contacto con el mismo?

(Responden a las preguntas Jordi, Gorka y Javi).

 [Javi] Tenemos muy buena sensación por la reacción del público durante estos últimos dos meses. El disco está concebido con el directo en mente y es donde mejor funcionan las nuevas canciones. Estamos notando que la gente percibe un paso adelante en la trayectoria del grupo y que disfruta de los directos. A veces, nos hemos encontrado con salas con apenas treinta personas y, en otras ocasiones, con salas llenas, pero el nexo común es que la gente, o al menos esa sensación nos da, sale contenta de los conciertos, sale agradecida. De hecho, por ese mismo motivo nosotros también nos sentimos muy agradecidos con toda la gente que viene a vernos.

 

–        Otros artistas o grupos que también han estado presentando sus discos en tiendas Fnac lo han hecho en acústico, en cambio, vosotros habéis apostado por el formato eléctrico desde el comienzo. A pesar de ello, de no haber tenido tiempo para rodarlo, el repertorio sonó contundentemente bien y vosotros con firmeza y bastante seguridad. ¿Será el formato de toda la gira “Delapso”?

[Jordi] En la gira de Fnacs tuvimos que controlar un poco la intensidad de los temas, ya que hubo que adaptarse a las características de los auditorios en los que tocábamos. Delapso es un disco complicado de llevar al directo en formato acústico porque la esencia de las canciones es justamente ese carácter eléctrico e intenso que sólo puedes conseguir con amplis y una batería tocada con ganas, por lo que fue indispensable hacer los conciertos con esos mínimos. En la gira, el formato es muy similar, pero sin esa auto-limitación que nos exigimos para poder sonar bien en las salas más pequeñas.

 

–        No era la primera vez que visitabais Zaragoza como grupo: estuvisteis en la Expo de 2008 y el curso pasado regresasteis un par de veces. En el segundo hubo un aumento considerable en el número de asistentes… ¿qué sucedió desde otoño de 2011 hasta primavera de 2012 para recoger de este modo los frutos del trabajo?

[Jordi] Suponemos que ese incremento de público es fruto de la carretera, los conciertos, la buena acogida en algunos medios, etc. Sentimos que, poco a poco, la cosa avanza. Sin embargo, es duro es duro y hay que trabajar mucho después de grabar el disco ya que, por muy bueno que sea, si la gente no llega a escucharlo, no hay manera de crecer.

 

–        Fue un curso agitado con respecto a conciertos y, a pesar de ello, os hicisteis con el tiempo necesario para editar “Que viva ese ruido”, un ep con tres canciones propias más una versión de “Salitre” (Quique González). Durante dicho curso, imaginamos, compusisteis las canciones que conforman “Delapso”. ¿Cómo fue la gestación del disco? ¿Se hizo necesario detenerse o el proceso de composición fue compatible con la gira?

[Jordi] Empezamos a componer los temas a mediados de 2012, justo al acabar los conciertos de nuestro anterior disco. Teníamos algunas ideas y riffs pero no eran más que bocetos. Javi sí que llevaba un tiempo trabajando en los textos; de hecho, durante toda la gira de “Historias para no romperse” llevó una libreta en la que iba escribiendo y anotando todo lo que le venía a la cabeza, las semillas de muchos temas que forman parte de “Delapso”. No obstante, el grueso del disco se trabajó a partir de septiembre de 2012.

 

–        En una serie de vídeos que colgasteis en YouTube a modo de diario de grabación, pudimos ver a Gorka (guitarrista) al mando de la mesa de mezclas. ¿Habéis sido vosotros mismos quienes habéis grabado y producido el disco? ¿Qué papel ha desempeñado Juan Casanovas?

[Jordi] La grabación y la mezcla han sido un trabajo conjunto de Juan, Gorka y Jordi. Como de la producción nos hemos encargado íntegramente nosotros, creímos conveniente que una tercera persona nos echara un cable en la grabación y mezcla para poder concentrarnos más en la música, y no dudamos ni un segundo en que esa persona fuera Juan Casanovas. Somos muy colegas y conoce la banda a la perfección, por lo que todo resultó fluidísimo. La grabación de baterías fue un trabajo casi exclusivo de él en lo que a microfonía y posicionamiento se refiere, y luego fuimos consensuando cosas entre los tres con las guitarras, bajos y voces. La mezcla fue algo parecido: Juan la arrancaba y, cuando estaba sonando, Gorka y Jordi remataban todos los detalles, efectos y automatizaciones. Creemos que, si Juan nos aguanta, este será el método de trabajo que aplicáremos en el futuro.

 

–        “Delapso” suena escrupulosamente cuidado, como anteriores discos, pero en este parecen haberse concretado o definido más los destellos de un sonido que hemos venido advirtiendo. Nos parece, como suele decirse, más “compacto” y más “homogéneo”. Con “Delapso” no es tan sencillo asociaros a determinadas influencias que pudieron señalarse acertadamente en el pasado…

[Gorka] Gracias, porque esto es algo a lo que suponemos que todos los grupos tratamos de llegar. Cuando escuchas a muchas bandas, es difícil abstraerse por completo a la hora de componer para encontrar tu propio sonido. Todos tratamos de ofrecer algo diferente y personal, incluso dentro de un género universal como el rock o el pop.

Creo que, efectivamente, en “Delapso” hemos dado un paso adelante en este aspecto, puesto que partimos de la premisa de sonar lo más directos y espontáneos posible.

 

– Se transmite esa misma pulcritud en vuestra imagen, aunque en videoclip de “Un colectivo de raro propósito” Javi acabe bastante sucio. ¿Qué será lo próximo? (nos referimos al próximo videoclip).

[Gorka] Aún no sabemos lo que haremos en el siguiente videoclip. Estamos debatiendo diferentes ideas, desde el clásico playback hasta contar una historia en la que no se nos vea. Todavía tenemos tiempo de decidirlo.

Lo que si puedo adelantarte es que el tema elegido para el video es “Philippe Petit“, que contrasta con “Un colectivo de raro propósito” ya que muestra una faceta de “Delapso” muy diferente.

 

–        “Delapso” es un disco quizá más hondo y sabio que requiere de sucesivas escuchas para asimilar su contenido musicalmente hablando y, también, para interiorizar las letras de las canciones. Resulta sorprendente la casi ausencia de temas como el amor (o el desamor), protagonista casi siempre. En este momento, urge referirse a otros lugares comunes más directamente asociados al momento de crisis e incertidumbre que vivimos y las canciones de “Delapso” parecen erigirse más como cantos o himnos que pretenden hacer despertar al individuo de su letargo, sacarlo de la alienación. Como dice un poemario de un escritor zaragozano llamado Miguel Ángel Ortiz Albero, “La herida es el comienzo”.

[Javi] No se me habría ocurrido una manera mejor de definir lo que supone y supura este disco.

Es cierto que cuesta más escucharlo y que también cuesta más entenderlo, pero creo que hay algo en el disco que mantiene tu curiosidad y que te empuja a adentrarte en su pequeño universo, y así descubrir poco a poco todo lo que esconde. “Delapso” está plagado de pequeñas pistas que requieren de atención, investigación y participación por parte del oyente.

Los textos de estas canciones nacen de querer recordar ciertas cosas, a modo de entradas en un diario que conviene releer de vez en cuando. También nacen de querer entender mejor ciertas cosas y de querer comunicar cosas que me han parecido importantes o interesantes. Por eso supongo que es crucial atenerse al momento por el que pasamos, como individuos de una sociedad en un país que se está yendo al garete, para entender bien todo el disco.

Me parece interesante también remarcar que muchos de los textos tienen unos cimientos más racionales que en anteriores trabajos. Eso no implica que el texto en sí sea más racional, pero sí que su semilla lo es. Hay canciones que brotan de noticias de actualidad, de una novela (de varias, de hecho) o de un personaje histórico.

 

–        Al mismo tiempo, es esencial la idea de “grupo” y vosotros incidís en que es necesario unirse a otros individuos para conseguir lo que quiera que sea que nos propongamos como miembros de esta sociedad.

[Javi] Creo que ninguno de nosotros por separado sería capaz de llevar un proyecto como Cyan desde la individualidad. Existe entre los cuatro una especie de cancelación de carencias o de complementación que hace que seamos capaces de hacer canciones y de sacar discos.

Si por mí hubiera sido, creo que no habría sido capaz de dar por cerradas las canciones de este “Delapso” jamás. Ha sucedido gracias a que el resto ha zanjado las cosas cuando era el momento oportuno. Entre todos generamos las tensión necesaria para que exista un equilibrio. Cada uno tira hacia una dirección, pero con un objetivo común que hace que nos mantengamos en pie.

 

– De todas formas, no puede afirmarse tan gratuitamente el fuerte componente de denuncia social que posee “Delapso”, porque queda parcialmente camuflado por un lenguaje alegórico que puede apuntar a otras interpretaciones. También abundan los juegos de palabras (aunque aparecen desde el primer disco, por ejemplo, en títulos como “cAlma”) e incluso los neologismos, desde el nombre del disco al de las  canciones, pasando por la mención explícita al hecho de que quizás hace falta un neologismo para definir el malestar (“Síndrome de París”). ¿Es necesario un cambio en la lengua para referirse a los nuevos estados de cosas?

[Javi] Me gusta jugar con el lenguaje del mismo modo que juego con las notas o acordes para crear una canción. De ahí que a veces sienta la necesidad de crear palabras, de fusionarlas o de  maltratarlas.

Es cierto que el carácter crítico en las canciones a veces está sumergido, escondido o incluso nace como un daño colateral de una historia. Creo que es importante que las canciones tengan varias puertas de entrada y de salida, que la gente pueda interpretarlas y sintonizar con ellas a su manera. Si se es demasiado explícito, si tratas la canción como una noticia de actualidad, pierdes eso.

 

–        Si uno de los “momentazos” de la gira anterior acontecía cuando Javi comenzaba a interpretar “Congelados por la estela” (solo y con el beneplácito de los asistentes al concierto, en forma de silencio absoluto), canción a la que el resto de miembros se iban sumando más tarde, este disco apunta a “momentazos” distintos, en los que se requiera el acompañamiento incluso del público (por ejemplo, en los coros de “Solo es una herida”). ¿Es inevitable componer, grabar o ensayar buscando o pensando en esos puntos álgidos que potencialmente se producirán durante la gira?

[Gorka] De alguna forma, toda la gira pasada ha tenido una influencia muy marcada en lo que hemos compuesto desde que la terminamos. “Delapso” es una clara muestra de que hemos querido acercar el sonido del estudio a lo que hacemos en directo. Sin embargo, más allá del sonido, las composiciones tiene mucho de eso también, y no es que pensemos “vamos a meter esto aquí porque cuando lo toquemos en directo funcionará bien”: hemos comprobado que existen canciones que, en el salón de tu casa o escuchadas con cascos mientras vas al trabajo en metro, funcionan de maravilla, pero en directo se vienen abajo. Por tanto, hemos querido hacer un disco que nos siga apeteciendo defender encima de un escenario dentro de cinco años igual que ahora mismo.

 

–        Cyan ya no se compone de cinco, sino de cuatro músicos. Por otra parte, a Javi hemos podido verlo más desprendido de la guitarra y de los teclados, pero, sin embargo, esto no se ha traducido en una disminución de la energía en los directos, que suenan ahora mucho más potentes. ¿Dónde está el secreto para mantener la electricidad del disco en los directos (incluso en un espacio como las tiendas Fnac) o, viceversa, para conseguir reflejarla en una grabación? ¿Seguiremos viendo a Javi de pie frente al micro o incluso subido al equipo antes que sentado ante el teclado?

[Gorka] Bueno, lo que sucede es que, a raíz de la marcha de nuestro original bajista, Toni Lara, por no poder compaginar grupo y proyectos personales, nos encontramos los cuatro componiendo los nuevos temas, a cargo del grupo. Era una situación cómoda y por eso hemos decidido seguir como cuarteto. A pesar de ello, en los directos siempre hemos ido con bajistas; ahora mismo estamos con José Tejedor, acompañándonos durante toda la gira y, seguramente, mucho más.

 Siempre nos ha preocupado mucho ofrecer algo interesante y con fuerza en los directos, así que nos intercambios los instrumentos si hace falta; Javi toca la guitarra en uno de los temas y Gorka ha pasado a hacerse cargo de la parte electrónica que antes asumía Javi.

Pero el piano sigue teniendo su sitio en nuestro sonido, como ha venido sucediendo desde el primer día en que nos pusimos a ensayar, por lo que no ha desaparecido de nuestros directos ni creo que lo vaya a hacer. Quizás “Delapso” sea más guitarrero en general, pero, aun así, sigue habiendo temas como “Aquitania” o “Síndrome de París“, que no funcionarían sin piano. Y a eso tenemos que sumar todos los temas anteriores que seguimos tocando.

 

–        Solo nos queda preguntaros por las inevitables “expectativas” que hayáis depositado en “Delapso”, así como en la nueva gira, y por qué sigue compensando salir de gira con todas las ganas (y todo el equipo). Os deseamos mucha suerte en la difusión de vuestra palabra (y música), en la propagación de ese mensaje bonito y mesiánico de esperanza y lucha necesarias.

[Javi] Creemos que este disco es un buen reflejo de nuestro estado actual como grupo, de lo que hemos aprendido en los anteriores trabajos y giras, y que realmente supone una subida de escalones importante en nuestra trayectoria. Esperamos que así lo perciba la gente, deseamos seguir tocando como hasta ahora o, a ser posible, más y en mejores condiciones. Y poder seguir dando pasos que nos lleven a dedicarnos a la música con más tranquilidad y sin tener que hacer malabarismos circenses con nuestras vidas paralelas.

Muchas gracias por todo.

 Entrevista realizada por a.

VN:F [1.9.22_1171]
Valora esta noticia
Rating: 0.0/10 (0 votes cast)

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Blue Captcha Image
Refrescar

*