La Bande du Poulet Fou está formada por seis jóvenes asturianos que creen fervientemente que la música puede ser algo más. No sólo en la calidad instrumental sino también en sus letras trabajadas y que cuentan auténticas historias.

El EP de La Bande du Poulet Fou ‘Las naves espaciales no tienen marcha atrás’, publicado a finales del año pasado, contiene seis temas y se escuchan como quien lee un buen libro.

‘Las naves espaciales no tienen marcha atrás’. La carrera de La Bande du Poulet Fou parece que tampoco… Finalistas del premio de Los Cuarenta Principales el año pasado, ahora andáis alternando la preparación de exámenes y conciertos. ¿Esperáis de 2013 una consolidación como grupo? ¿Os planteáis algo a largo plazo o preferís disfrutar de este momento sin más?

Charly García (batería): Intentaremos sacar de 2013 todo el partido posible, tocar lo que podamos y seguir trabajando en las canciones, que es a fin de cuentas la razón de que estemos metidos en este lío. Desde luego, queremos atrapar el momento, pero también nos gustaría grabar un disco de larga duración, acudir a festivales…

 En una entrevista dijisteis que el título de vuestro primer trabajo se basa en una canción de The Boss…

Jaime Martínez (cantante y teclista): Efectivamente, la canción es ‘Thunderoad’. Springsteen es un gran letrista, aunque como músico puede resultar un poco, digamos, insistente. La idea del título es que el tiempo no da segundas oportunidades y cuando vuelve tan solo revuelve, así que la única opción es “saltar del porche al asiento delantero, la puerta está abierta pero el viaje nunca es gratis”. Arriesgar o arrepentirse.

Saxo, clarinete y piano: ¿se adivina formación reglada en vuestra experiencia? ¿Cómo se formó la banda? Contadnos un poco vuestra historia.

Guillermo Arias (saxofón): La formación actual ha variado un poco y en lugar de clarinete tenemos trombón. Cristóbal, el trombón, y yo estudiamos el grado profesional en el Conservatorio de Oviedo, y él dirige la Bizarro Big Band.

Jaime: Y yo estudié hasta tercero del grado profesional, pero no fui lo bastante valiente (o terco) como para seguir. Ahora Guillermo y yo estudiamos jazz con Jacobo de Miguel en la Fundación de Música Moderna de Avilés.

El grupo se formó en el verano de 2010 en el curso de jazz de Gijón,  cuando conocí a Guillermo y a Laura Llera. Luego llamamos a Charly, que por una casualidad cósmica resultó ser muy amigo del primo de mi novia, y a Rafa Tarsicio, guitarrista y compañero de conservatorio y de gustos musicales. Empezamos a tocar, la gente fue entrando y saliendo del grupo y, tras dos maquetas grabadas en el centro Pedro Bastarrica y muchos conciertos (con más pena que gloria), entramos a fabricar nuestro primer EP en los cuartomilénicos estudios de Fer Marín en Rioturbio (Mieres) allá por junio de 2012. A finales del mismo año resultamos finalistas del premio de los Cuarenta Principales y se incorporaron a la formación Fer Marín (sustituyendo al maravilloso guitarrista Fran F. Álvarez) y Cristóbal Iglesias. Y ahora estamos aquí, dando a conocer nuestro disco y tratando de sembrar nuestra semilla a lo largo y ancho de las fértiles tierras asturianas.

“Me bastas tú, / eres la mejor medicina, / se ha descubierto en tu saliva / una sustancia bestial / que solo con tal / de me que me roce el pecho / me levanta, Lázaro, del lecho: / el bálsamo de Fierabrás”. Desde luego no son las típicas letras fáciles de amor que suelen darse en grupos jóvenes (y no tan jóvenes). ¿Quién las escribe? ¿Cómo es el proceso?

Jaime Martínez: Habitualmente las escribo yo, aunque hay honrosas excepciones, como ‘Atraco en el casino’. El proceso de composición de las letras va íntimamente ligado al de la composición musical y normalmente surge, como todo lo que merece la pena, del plagio y la variación. Quizá lo que nos caracteriza es nuestra absoluta falta de originalidad (ese mito romántico) y que intentamos, por ello,  buscar unos modelos sólidos, como el folk y el rock americanos (Bob Dylan, Bruce Springsteen, Leonard Cohen, etc.), la canción de autor hispánica (Luis Eduardo Aute, Sabina, Pablo Guerrero, Hilario Camacho…) y la poesía (los Machado, Ángel González, Gil de Biedma, Víctor Botas y un larguísimo etcétera).

Supongo que sois conscientes de que lo normal es que la gente joven forme grupos de rock o de pop… Vosotros os decantasteis por las raíces americanas. Pero no despreciáis otros estilos, ¿verdad?

Guillermo: Cuando creamos el grupo, nuestra idea (o al menos la mía) era tocar swing, aunque luego nuestros intereses fueron cambiando y acabamos decidiéndonos por el blues barroco, estilo que descubrimos recientemente.

Pablo Elías (bajo): De hecho, Charly y yo venimos de otros estilos totalmente distintos, como son el punk y el rock duro, y la diferencia de orígenes se nota mucho en el sonido actual de La Bande.

Sois una banda con todas las letras: seis personas sobre el escenario que dan forma al sonido de La Bande du Poulet Fou. ¿Cómo os arregláis para los ensayos y demás?

Cristóbal: Nos arreglamos con dificultad, siendo sinceros. Ya no desde el punto de vista musical, sino desde el cronológico es muy complicado coordinar a seis personas. Pero tenemos ganas de tocar y eso lo puede todo. Hasta el tiempo de pies siempre ligeros se rinde al rock’n roll.

Escuchando vuestro EP me vienen a la cabeza los rapsodas que iban contando historias. ‘Carnavals’ o ‘Diatriba del matemático Pierre R. Thibeau en su lecho de muerte’ son buenos ejemplos de ello. Incluso la forma de cantar juega con el swing y a veces directamente es puro recitado.

Jaime: Uno de los pilares de La Bande es la transmisión de las letras, y por ello en muchas ocasiones buscamos un estilo sencillo, rítmico y directo. Combinar mi manera demasiado rápida de hablar y otras catástrofes naturales con el swing y con las letras trabajadas no siempre resulta tarea fácil, aunque garantizamos que hacemos todo lo posible.

Participáis en el FestiAMAS. ¿Veis muy dura la competencia?

Charly: Desde luego, hay mucho nivel y creemos que merecerá la pena tocar este 11 de mayo aunque sea tan solo por conocer a los demás grupos.

¿Habéis tocado fuera de Asturias? Si es así, ¿cómo fue la experiencia?

Jaime: La verdad es que aún no, aunque es algo que nos encantaría y que a la vez nos hace temblar, porque La Bande aquí ya tiene un público más o menos fiel y salir de la tierrina siempre da algo de respeto. De cualquier forma, sentimos una voz que nos llama desde más allá del Negrón y tarde o temprano habrá que acudir en su busca.

¿Tenéis nuevos conciertos programados?

Guillermo: Bueno, tenemos el del 11 de mayo en Cangas del Narcea y poco más, porque ahora comienza el horror de los exámenes en la Universidad y queda poco tiempo para el blues barroco. En junio tenemos varias propuestas, aunque nada cerrado por el momento.

 

Bandcamp de La Bande du Poulet Fou

En Facebook

Twitter: @LaBandeduPoulet

 

VN:F [1.9.22_1171]
Valora esta noticia
Rating: 0.0/10 (0 votes cast)

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Blue Captcha Image
Refrescar

*