La Pegatina presentó su último disco “Eureka!” en la sala La Riviera

El pasado sábado La Pegatina tenía una cita con su público madrileño. Ya había pasado mucho tiempo desde la última vez que les habíamos visto y necesitábamos un poco de su ritmo rumbero y fiestero. Este grupo es conocido por sus espectáculos en festivales de música en los que, al tener más espacio y libertad, se puede bailar sin problema. En la Riviera, nos esperábamos algo distinto, al ser en un sitio cerrado íbamos a tener más dificultad para bailar con soltura y así fue, pero la locura y el buen positivismo que se vivió allí no lo cambiamos por nada.

El concierto comenzó como ya nos tiene acostumbrados el grupo barcelonés: con un espectáculo de luces, sonido y confeti para dar paso a los temas. La ocasión merecía que la noche fuera como diría Barney Stinson: “Legendary” y para ello prepararon un setlist con lo mejor de cada disco, sus mejores éxitos, los más bailables y también los que más nos conmueven. Pero tampoco se olvidaron de presentar su último disco “Eureka!” del que tocaron todas sus canciones entre las que destacamos “Lloverá y lloveré”, “Olivia”, “La ciudad de los gatos negros” o “Non é facile” un tema interpretado en italiano. Y es que, en este último disco, la banda se vuelve políglota para cantarnos temas en castellano, catalán, francés e italiano. Durante el concierto aprovecharon para enseñar sus buenas maneras con el idioma y cantaron temas de siempre como el “Sex Bomb” de Tom Jones o el “Song 2” de los británicos Blur.

Entre sus grandes éxitos no faltaron temas de sus tres discos anteriores: “Xapomelön”, “Vía Mandarina” y “Al carrer”. Durante las dos horas de concierto tocaron temas como “Tomasín”, “Miranda”, “Gat rumberu”, “Alosque”, “Qué bonito es el amor”, “Mandarinas y pomelos”, “Lerei”, “La sorranachera” en el que aparecieron disfrazados con sobreros mejicanos, “Lacón con grelos” y “Chocholoco” entre otros.

La Pegatina no estaba sola, por el escenario pasaron unos cuantos amigos del grupo para cantar junto a ellos, como Mario Díaz, con el que tocaron “Olivia” de su último disco “Eureka!”

Durante el show, no faltó el espectáculo que les caracteriza, interaccionando con el público, pidiéndoles palmas, bailando con ellos… Pero uno de los mejores momentos de la noche fueron los deseos cumplidos de Rubén Sierra, vocalista y guitarrista del grupo, el cual soñaba con tirarse ante tanto público y dar la vuelta en volandas alrededor de toda la sala. Fueron muchas las veces en las que parecía que Rubén se iba a caer, pero, por suerte, pudo cumplir sus sueños sin ningún problema.

En La Riviera parecía que estábamos todos, pero al final de la noche nos dimos cuenta de que faltaba alguien: Maricarmen. Todo el público comenzó a gritar al unísono un “¡No estamos todos, falta Maricarmen!” y La Pegatina nos regaló su éxito “Maricarmen” como el final de su concierto.

El grupo nos pidió un último deseo, querían bajar del escenario y estar con todo el público para bailar la última canción, una batucada en la que todos los asistentes nos marcamos unos bailecitos de lo más sensuales y movidos.

Creo que no hay mejor forma de describir lo que las 2400 personas congregadas en la sala La Riviera vivimos el pasado sábado al acudir al concierto de La Pegatina, ¡Eso es una fiesta en condiciones y lo demás son tonterías!

 

Realizado por Elena Solís

Fotografía: Instagram @Lapegatina

VN:F [1.9.22_1171]
Valora esta noticia
Rating: 0.0/10 (0 votes cast)

Sobre El Autor

Redacción Madrid

Periodista. Máster en Comunicación y Moda. Experta en Social Media, Marketing Digital y en todo lo que tenga un ritmo musical inolvidable. En la mayoría de mis ratos libres me encanta ser diseñadora gráfica y emborracharme a series que nadie conoce.

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Blue Captcha Image
Refrescar

*