Supersubmarina presentó las canciones de su último trabajo ‘Santacruz’ en directo en el teatro de la Laboral de Gijón y deleitó a los allí presentes con un buen puñado de nuevos y viejos temas.

Supersubmarina pertenece a esa categoría de grupos que lo consiguen. Sobriedad escénica sobre el escenario, un ‘crescendo’ en las canciones y en el repertorio que envuelven cual seda y de la chistera de su torrente musical surge, sin hacer ruido, pero notoria en su existencia: la magia.

Los chicos de Baeza tocaban en Gijón después de haber pasado por un Oviedo en fiestas el pasado año (consulta aquí sus próximas fechas). Eligieron para arrancar una canción que forma parte de su álbum más reciente, ‘Santacruz‘ (2012), titulada ‘Para dormir cuando no estés’. La intensidad se acrecentó para la segunda canción, ‘Ana’, que hizo retroceder hasta su trabajo homónimo de 2009. El público permaneció levantado desde este momento. La noche prometía.

La siguiente en sonar fue ‘El baile de los muertos’. En esta sucesión de primeras canciones sin descanso, allí ya bailaban hasta los de la mesa de sonido. Algo tendrá la música de Supersubmarina que cautiva.

“Es raro para nosotros tocar en teatros”, explicó Jose Chino en un momento de tregua; “estamos más acostumbrados al ruido de vasos”. No faltó una nota de color, pues entre el público también había algún fan disfrazado que aprovechó la ocasión para ver al grupo en Gijón antes de dirigirse al carnaval ovetense que se celebraba por todo lo grande anoche.

‘LN Granada’ retrotrajo el concierto hasta la etapa de ‘Electroviral‘ (2010) para volver al presente con ‘Pura saeta’. ‘El encuentro’ y ‘Tiempo de guerra’, ‘De las dudas infinitas’ y ‘Supersubmarina’ fueron desgranándose una detrás de otra y dieron cuenta de la buena forma de la banda jienense. A continuación, fue el turno de ‘Tecnicolor’, ‘Hogueras’, que introduce un interesante toque electrónico al repertorio habitual, ‘Cometas’, ‘Santacruz’, ‘Ola de calor’ y ‘En mis venas‘ cerraron el concierto. Antes de los consabidos bises.

Para bordar el concierto, Supersubmarina eligió ‘Kevin Mc Alister’, ‘Hermética’, ‘XXI’ y su romántica ‘Niebla‘ fusionada con la fuerza de ‘Puta vida’. Así se proclamaron reyes del mundo, como reza su canción. Puede que lo consiguieran, al menos, por una noche.

Larga vida a Supersubmarina.

Supersubmarina en Gijón.

Supersubmarina en Gijón.

 

 

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Blue Captcha Image
Refrescar

*