La campana de los perdidos estaba abarrotada con un público de lo más heterogéneo. Zahara se hace de esperar: son las once cuando sube al escenario en el que se encuentra, además de su guitarra, un proyector. Nos presenta brevemente el motivo de que esté ahí y, tras lanzarnos unos cuantos paquetes de palomitas, se marcha del escenario y comenzamos a ver la ansiada película: Leñador y la mujer América. Para los que no hayan asistido a ningún concierto no desvelaré nada, pero NYSU ha hecho un maravilloso trabajo de ambientación y sonido que, junto con una historia que cuanto menos sorprende, no dejará indiferente a nadie.

Entonces una figura se abre paso entre el público: ya no es Zahara, es ZOE, o más bien… La Mujer América. Un pequeño interludio antes de ponerse a cantar nos muestra su habilidad con la mecánica de las palancas (que luego irá seguido por problemas de pedal).A falta de pompones, coge la guitarra e inicia el concierto con El universo. Nos comenta el por qué del cosplay y, con su habitual gracia, despierta el cariño y las risas del público. Nos cuenta el impagable motivo de la canción “La mujer mayúscula y el mar” que en escuchas posteriores de arrancará risas en según qué estrofas. Canta sin setlist, continuando a su aire con las que llama las tristes, con un acompañamiento precioso de guitarra suave en “Del Invierno” y una dulce continuación melódica de “Frágiles”. La no-incluida “Pregúntale al polvo” cierra la primera parte del concierto.

zahara1

 

Zahara, esta vez con una camisa a cuadros y unos vaqueros se vuelve a presentar y acompañada de las imágenes del videoclip, nos canta ella la canción “El lugar donde viene a morir el amor”. El público se anima con la divertida versión que hizo de “Mariposas” y gana el karaoke a los de la noche anterior, ya que ha venido dos días seguidos y llenando absolutamente La campana de los perdidos, un lugar especial para ella: ya van más de cuatro años que toca allí. Sigue con la canción que originó todo el fenómeno de la película “Leñador y la mujer América”. Para los acostumbrados al disco, quizá esta se quede algo sola sin el acompañamiento del disco.  Llegan las versiones: “Grease”, un inicio de “I can’t sleep” de Band of horses y acaba la segunda parte del concierto con una increíble, tétrica e imponente “Camino a L.A.” con un final escalofriante que no hace sino reafirmar la potencia de esta cantante. Tocan los bises, y el concierto se cierra con “Olor a mandarinas” y la dolorosa “Con las ganas”. Inmediatamente después, la gente acude al photocall que había organizado.

Como siempre, Zahara nunca decepciona con un concierto ameno y magnífico en La campana de los perdidos.

 

Crónica: Elena Pablo/Patricia Borraz

Fotos: Patricia Borraz

Sobre El Autor

Redacción Zaragoza

Lo único mejor que la música en directo es la música en directo con una cerveza.

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Blue Captcha Image
Refrescar

*