Napoleon Solo.Sala El Tren, Granada 31 de Octubre

 

Una obra que rompe con los esquemas de la sinfonía clásica. Imposible de encajar en los moldes más puristas de la época, pinceladas que después caracterizarían al estilo romántico.

Y es que este alemán admiraba los ideales de la Revolución Francesa y dedicó su magistral sinfonía nº 3 “Heroica” inicialmente a Bonaparte. Cuando Napoleón se autoproclamó emperador, el L. V. Beethoven le quitó la inscripción por haber roto con su ideal humano.

Pero a nosotros, nos cae bien este Napoleón…de hecho no viene Solo. Puede que no encajen en este entramado musical pero “tiempo al tiempo”. Por lo pronto tienen su sitio y su público. Y nosotros, aunque con alguna pérdida de audición intrascendente, nos gusta verlos crecer con su música y puesta en escena.

De la mano de Jota Los Planetas, han crecido a base de abundancia y sequía de conciertos, viajes trasatlánticos y peninsuleros, vidas nocturas y diurnas…  Una andadura nada fácil que se han currado ellos mismos, mejorando y siendo cada vez más sólidos en el escenario.

Así tras una gira que los ha llevado por festivales y sales modestas, este pasado miércoles les tocó jugar en casa. Los nervios a flor de piel y un público que poco a poco ocupó la mitad de la sala. Disfraces variopintos, pelucas de colores y hasta un cura terrorífico con pelos afro ocuparon la pista…la noche de todos los santos no perdonó a estas almas sedientas de “Lolailas” y “Ramiras”.

Casi cuarenta minutos después de la apertura de la Sala El Tren, se presentaron los teloneros locales “Los Portazos”. Un grupo variopinto de amigos de toda la vida, con una puesta en escena muy simpática y letras que te hacen pasar un rato divertido. Abrieron con su tema estrella ¿Dónde está mi amigo? Y así más de media hora de música y risas con canciones como “En el Río de Oregón”, “El coche mal aparcado”, “Brebaje de amor” y su leal “Famoso Sidoso”. El momento de la noche fue la entrada a escena de Antonio Arias. Y es que estos traviesos chicos tomaron prestada para su “Chincheramente” la base de un tema del disco Esferas de Lagartija Nick.

 

 

 

 

 

Una acertada elección donde pudimos comprobar, una vez más, que no hace falta moverse mucho de la ciudad para disfrutar de música y entretenimiento.

 

Tras el cambio de escenario, sobre las 23:35h se abrió el telón y apareció Napoleón Solo al completo en el escenario. Tras la breve intro musical, comenzaron descargando la artillería pesada con temas de su último trabajo Chica Disco. Un disco divertido, con doce temas bien meditados en cuanto a los arreglos y a su estructura. No se parecen a nadie, se parecen a ellos mismos y eso es lo que en definitiva, lo que más me gusta de ellos.

Desordenaron sus temas para que el primer ataque masivo fuese “Adiós”, “Sueña conmigo”, “No puedo disfrutar” y “Si el mundo no se acaba”. Fue un no parar de buenas sensaciones, de ver a unos músicos entregados con sus temas y su público. Definitivamente Napoleón Solo ha crecido y se ha consolidado como un grupo con una gran personalidad propia.

Toca el turno de canciones de su primer álbum Napoleón Solo en la Ópera. Así un soberbio “De noche” con sus coros y el fulminante “El intercambio” para hacernos mover las caderas y subir la temperatura de la sala.

Momento muy esperado de la noche. Tanto que Alonso no puede resistir dedicar este tema a la propia “Ramira”…transportados a otra época y con una gran bola en el techo, bailamos al son del estribillo. Me sorprendieron gratamente, pedí una cerveza y disfruté del momento…

Casi descartada del disco, “Desastre nº1”se ha convertido en un temazo melocotonero, como dice Carmona. Letras y coros se funden en el escenario, la batería de Luismi suena con ritmo y sentimiento, José Bonaparte comparte micros con Alonso, Jay y Miki… ¡Qué más podemos pedir!

La Revolución ha llegado a la sala. Diferentes estilos en sus composiciones se manifiestan en ”Dibujos” y “Sentido y orden”. Una vuelta por el público nos hace ver caras muy conocidas. Disfrutando junto a la masa encontramos a Juan Alberto de Niños Mutantes, el propio Jota de Los Planetas, ex componente de Eskorzo y técnico de sonido Carlos Díaz…

Mi primer gran momento de la noche fue “Dama de cara blanca”. Porque, independientemente de sentirme en el escenario…esas cuerdas suenan bárbaras!!!! Unos arreglos que encajan a la perfección en directo, que pueden levantarte del suelo y hacer que pierdas el sentido. El público está arriba y yo siento mi viola entre las manos…

Después de esto, todavía nos aguardaban dos espectaculares temas antes de la mini-pausa : “Perdiendo el tiempo” y “Tiene que acabar”. El sabor de batalla se siente en el paladar, a cada sorbo de Alhambra.

Tras el descanso, queda decir que es de bien nacidos ser agradecidos. Así la sorpresa no la llevamos nosotros. Un mix musical en homenaje a grandes grupos granadinos. Y estamos hartos de decirlo, pero creo que no lo suficiente. En una tierra donde la historia musical contemporánea suena por sí sola, donde surgen grupos de música con personalidad y solera, donde se apuesta por la música en directo y la cultura… ahora más que nunca Granada es On!!!

Así sonaron seguidas y casi sin dar respiro a que los corazones terminasen de emocionarse: “La playa” de Los Planetas, “El aprendiz” de Lori Meyers, “98.6” de Los Ángeles, “El cementerio de automóviles” de 091, “20 versiones” de Lagartija Nick, “Manhatan” del desaparecido Morente. La música habló por ella sola.

El sonido toma un giro de 180º y el escenario se vuele oscuro y sucio. Sale al escenario Antonio Arias a la guitarra y se marcan dos interpretaciones brutales de “Todo está tan cerca” y “Siempre me lo recordarás”. Un titan con músicos que, bajo mi punto de vista, serán grandes, en armonía perfecta. Así demuestran su gran abanico en cuanto a posibilidades sonoras.

 

Y hay que decir que este grupo es especial… Son divertidos fuera y dentro del escenario así que: ¿porqué iba a ser menos a la hora de presentarse a sí mismos? Alonso con un ¿Estás aquí? fue, uno por uno, preguntando para presentarnos a los componentes de la banda. Y esto desemboca en el famoso “Sospecho, sospecho”.

 

Ahora si, el concierto se acaba y se dejan tres temas grandilocuentes para el final.  “Lolaila Carmona” que sonó con más energía que nunca, “Badididú” y el tema principal de su último disco “Antes de que ocurriera” coreado por el público a viva voz.

 

La última canción “Historias” a modo de himno para festejar este gran concierto. La sala El Tren rebosa alegría, gratitud por los momentos increíbles y mucha festividad (para ser un día de muertos vivientes). Vuelven a sonar las cuerdas grabadas en el estudio, hacen que el público se convierta en un gran coro y el campo de batalla festeja esta gran victoria…

Se acerca la 1:20h de la madrugada y este Napoleón, como bien dije, ni están Solos, ni están sordos… Les queda mucha guerra por dar, pero por hoy es un “descansen, AR”.Crónica y fotos por Lorena G. R.  (@Lorena_vla)

 

 

 

Sobre El Autor

Redacción Granada

Llevo dos tercios de mi vida leyendo en clave de Do en tercera... Mi pasión: el arte en general, la música en particular.

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Blue Captcha Image
Refrescar

*