Los hermanos Ferreiro ofrecieron un concierto de dos horas ante una Riviera abarrotada y entregada

A estas alturas del partido a nadie le sorprende que el bueno de Iván Ferreiro consiga otra noche de éxito rotundo en Madrid. Sus conciertos no pasan por ser un espectáculo de luz y sonido, pero cuando esto de subirse a un escenario a cantar canciones se hace tan bien, todo lo demás sobra.

La escenografía que presentaron ayer los hermanos Ferreiro fue minimalista: una tela negra cubriendo el fondo de la escena, los amplificadores apartados lo máximo posible para no entorpecer el aspecto sobrio y la formación clásica de bajo, batería, dos guitarras y un Iván que deambulaba entre la banqueta de su teclado y sus típicos paseos arrítmicos por el escenario. A partir de ahí se comenzó a construir el armazón de un concierto que empezó puntualmente a las nueve de la noche y delitó al personal durante dos horas.

Para el regocijo de los presentes no faltaron “Extrema pobreza” “NYC” o el “Viaje de Chihiro“, que resonaron con todo su esplendor y no tardaron en caer clásicos de su etapa con Piratas como “Años 80”, “Promesas que no valen nada” o “Mi Coco“, esta última cantada en gran parte por los asistentes más que por el propio Iván.

Dedicó canciones con sarcasmo como “Ciudadano A” para “…esa señora…”; se marcó una versión a piano de “Tierra” de Xoel López y subió su amigo Rubén Pozo al escenario para tocar junto con Amaro “SPNB“. La fiesta estaba casi completa a falta de que tocasen la esperada “Turnedo“, así que cuando el señor Iván Ferreiro anunció que el concierto tocaba a su fin, muchos fueron los que la pidieron a voces, con lo que Iván se dirigió al respetable: “No vamos a tocar Turnedo. Antes de empezar el concierto he hablado con mi hermano y me ha dicho: Hermano, estoy hasta los cojones de tocar Turnedo. Y por eso hoy no la vamos a tocar. No podéis verlo pero en la lista esta tachada, teníamos que haberla tocado hace cuatro canciones…”  pero tras un breve impás comenzaron a sonar los acordes de la solicitada Turnedo, eso sí, esta vez empezaron con las letras que suelen mezclar los de Vigo del tema “Diecinueve“, de Maga y “Colillas en el suelo“, de Deluxe y se despidieron con “…dejemos que corra el aire y digámonos ADIÓS“.

Está claro que Iván es un artista en mayúsculas, sus letras emocionan, domina perfectamente la escena y sabe reírse de sí mismo, por eso nunca nos cansaremos de verle, por muchas noches que pasen.

 

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Blue Captcha Image
Refrescar

*