Noche de magia y efectos especiales de IZAL

Para empezar a contar lo sucedido ayer en el concierto de IZAL hay poner al lector en antecedentes: IZAL, teniendo únicamente un Lp a la venta producido, distribuido y firmado uno a uno por ellos mismos, han conseguido colgar el cartel de no hay billetes, con todas las entradas por anticipado, en una de las salas míticas de Madrid como es la sala El Sol.

Con estas connotaciones se puede valorar lo que significa tener a casi 400 personas coreando y bailando las canciones  al son de Mikel, Alberto, Gato, Alejandro e Iván. Y es que estos chicos han salido de esta primera reválida con una nota de sobresaliente sin ser los típicos empollones repelentes de la clase, ¡ni mucho menos!, son de esos a los que te arrimarías en el recreo para contar tus batallas del “finde” y planear un futuro de grandes conquistas mientras degustas tu bocata de nocilla envuelto en papel albal.

El concierto se abrió con un fragmento de la película “El club de la lucha” donde Brad Pitt introducía “A nuestros rincones” espetando sois la mierda cantante y danzante del mundo, irónica frase tras la que se rompe el silencio y comienza uno de los muchos temazos que adornan este primer trabajo de IZALMagia y efectos especiales“.

Precisamente ese puede ser el resumen perfecto de la velada, una noche en la que la emotividad por el éxito conseguido puso la magia, y las programaciones, los medidos cambios de tempo y la perfecta ejecución de los temas fueron los efectos especiales. La voz de Mikel resonaba con esplendor en cada tema pero mostraba un cierto titubeo cuando se dirgía al público para agradecer en innumerables ocasiones su presecia y su apoyo.

Por poner un pequeño “pero” al concierto, quizás la elección de los primeros temas del setlist (de su primer Ep “Teletransporte“) no era la más esperada por un público con ganas de darlo todo desde el principio; esto paralizó momentaneamente el entusiasmo del respetable, pero cuando volvieron a la senda de los temas más conocidos la gente degustó entusiasmada un inmenso festín sonoro.

Imposible quedarse quieto cuando suenan canciones como “28 horas“, “Extraño regalo” o “Prueba y error“, tema con el que todo el mundo comenzó a saltar y bailar entregándose por completo a los maestros de ceremonia.

Hubo tiempo para mostrar parte del trabajo de trastienda que el grupo sigue realizando durante su gira. Nos presentaron dos novedades: “Jenna Fisher” y “Tóxica“, este último es un tema que guarda el sello IZAL con ritmos bailables y estribillo pegadizo.

Para finalizar eligieron “Conclusión en DO para ukelele“, una de las canciones que más gusta a los fans de IZAL y que, con Iván Castillo a la trompeta y con la banda tirada a los pies de la batería, fue un gran colofón para una noche tan especial.

Este concierto nos confirmó algo que ya intuíamos desde la primera vez que escuchamos aquel tema que grabaron para el programa “Tablero deportivo”: IZAL son una gran banda que promete regalarnos muchas más noches como las de ayer, llenas de magia y efectos especiales.

Galería completa del concierto

Crónica Miguel Chimeno (@MrChorusman)

Fotos Inma Lorente (@littlefoespan)

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Blue Captcha Image
Refrescar

*