El jueves 21 de junio de 2007 asistí a mi primer concierto de una gran banda. Lo hice a lo grande, en un festival como el BBK Live y con la banda más grande del Heavy metal: Iron Maiden. Más de 20.000 personas delante de un escenario, algo nuevo para mí. La banda británica estaba de gira mundial celebrando el 25º aniversario de “The number of the beast”, su disco más emblemático. 25 años desde que viera la luz. Tres décadas después, ese disco se ha consagrado como uno de los más influyentes de la historia del rock. Se han vendido más de 14 millones de copias del mismo y algunas de sus canciones poco a poco han pasado a ser himnos. Es el disco del “Run to the hills”, del “Hallowed be thy name” o de la canción que da nombre al disco. De hecho, hoy os recomiendo ésa, “The number of the beast”.

Casi 5 minutos de temazo con un gran solo de guitarra y un bajo prodigioso. Bruce Dickinson lo bordó con la voz, ¿Y qué me decís de la famosa intro? esos versículos del libro del Apocalipsis del Nuevo Testamento que decían algo así:
Woe to you, oh Earth and Sea, for the Devil sends the beast with wrath, because he knows the time is short… Let him who hath understanding reckon the number of the beast for it is a human number, its number is Six hundred and sixty six.”
Todo un himno heavy cañero para hacer frente a lo que queda de semana. Una canción que me gustaría dedicar a un buen amigo. Se la dedico a Igor, alguien al que conocí por un malentendido y que gracias a éste se ganó mi respeto y mi confianza. Le debo muchos favores, y hoy me apetecía acordarme de él. ¡Gracias por todo, caballero!

Alberto Cabello para El Perfil de la Tostada

@pixelillo

 

VN:F [1.9.22_1171]
Valora esta noticia
Rating: 0.0/10 (0 votes cast)

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Blue Captcha Image
Refrescar

*