En mi opinión, lo que diferencia a Foo Fighters de una gran número de bandas que tratan de imitarles es su versatilidad, su capacidad para defender temas potentes como “All my Life” o “The Pretender”, lentos como “Learn to Fly” o “Walking after you” y los medios tiempos como “DOA” o “Long Road to ruin”, dando a cada uno personalidad propia sin perder el sello de la banda en todos ellos.

Había precedentes que llevaban a pensar que esto en directo podía no ocurrir. Tras ver fragmentos del concierto que dieron en el O2 de Londres, parecía que la idea de la banda era tocar todos los temas iguales, con un Dave Grohl más dedicado a gritar y correr por la pasarela que a cantar y tocar.

Y fue lo que ocurrió en Madrid. Las 5 o 6 primeras canciones sonaron a la misma velocidad, con el sonido de la batería por encima del resto, en ocasiones haciendo casi daño a los oídos, con Dave Grohl descontrolado.

Justo en el momento que pensaba “Ya lo sabía yo”, la banda decidió llevarme la contraria como suele hacer el resto del universo y de repente volvieron a ser ellos mismo, aparecieron los auténticos Foo Fighters, cada tema encontró su espacio vital y su velocidad, la banda comenzó a sonar como acostumbra, redonda, empastada. Temas como “My Hero” o “Monkey Wrench”, sin olvidar dos excelentes temas del nuevo disco como son “These Days” y “Arlandria”, me recordaron que este grupo está un escalón por encima de la mayoría en la actualidad, que no necesita efectismos ni juegos de luces, sólo ser ellos mismos.

Con “Best of you” llegó uno de esos momentos que siempre quedan en la memoria, con el público entregado, convirtiéndose en una segunda voz de miles de gargantas emocionadas. En mi opinión (subjetiva, es una de mis favoritas), la mejor canción del concierto. En términos mas objetivos, la que mejor sonó, “All my Life”. Otro acierto fue “Skin and Bones” con aromas de reggae y ska, muy divertida.

La ultima parte, la de los bises, comenzó con “Wheels” únicamente voz y guitarra de Dave Grohl, un acierto y “Times Like These”, que inició de la misma manera y a la que se unió a la mitad el resto de la banda, dejando claro que es una canción tan buena que funciona en cualquiera de los dos formatos. Como si de un círculo perfecto se tratara, el concierto empezó con un tema del último disco y acabó con uno del primero.

En resumen, 2 horas y 45 minutos (más generoso que la media), que dejaron grandes temas, un inicio irregular, mucha intensidad y emoción, algunos adornos innecesarios pero comprensibles en un directo y la sensación de haber asistido a un gran concierto, incluso para los escépticos que dudábamos. Dave Grohl, perdona nuestros pecados y vuelve pronto.

@oscarvmonologos

VN:F [1.9.22_1171]
Valora esta noticia
Rating: 0.0/10 (0 votes cast)

Sobre El Autor

madrileño de nacimiento y vallecano de corazón. Colabora actualmente en El Perfil de la Tostada y la revista digital The Cult además de participar en el programa de radio La Rockola de RockolaFm con la sección "Canciones con Historia".

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Blue Captcha Image
Refrescar

*